The Web Poetry Corner
DreamMachineThe Web Poetry Corner is a Dream Machine Site
The Dream Machine --- The Imagination of the World Wide Web
Google

The Web Poetry Corner

Arnaldo Sejas

of

Necochea, Buenos Aires, Argentina

Home Authors Alphabetically Authors Date Submitted Authors Country Submission Rules Feedback



If you have comments or suggestions for Arnaldo Sejas, you can contact this author at:
Ellarvarecords@hotmail.com (Arnaldo Sejas)


Find a book store near you, no matter where you are located in the U.S.A.!


Cerzan

...the best independent ISP in the Twin Cities

Gypsy's Photo Gallery


Delicado comentario sobre ella.

by

Arnaldo Sejas

Charcos de aire, vos riendo y gesticulando.
Velas de mala vida, tus labios matándolas (es más de lo que se merecen)
Tu risa en la oscuridad y cigarrillos imitando luciérnagas.
Nadie dice "No" como vos
Y nadie da tanto con un "Si" como vos.
Deliciosa para matar, sos victima y victimario.
Soy poco, lo se, sos tanto, lo se, destino descuidado me dejo a tu lado.
Tus piernas y mis manos.
Y si nada quedara mañana esta seria la mejor despedida
parar un mundo blindado en un espacio frió.


Mhmmmm, poco que decir al respecto.

by

Arnaldo Sejas

La vida es incoherente,
esta mal escrita,
detesta las reglas ortográficas
y ni por un instante considera los acentos.
Pensemos por un momento
en todas esas vidas sacrificadas y entregadas
por determinadas causas
y un día simplemente mueren
de un ataque o
algún accidente estupido.

En que se diferenciara ese final del mío.

Quiero decir,
no es mucho lo que he hecho,
al menos por la humanidad.
La jodida e infesta humanidad.
Yo espero la ola que acabe con todo.
Yo me juego por jugarme.
Yo no busco encontrar un sentido
que delate el plan.
Porque se como terminan esas cosas
y todavía quiero reír
cuando tendría que llorar.
Sólo por molestar.
sigo en este mundo
y por ella
intento ser soportable.

Recordemos a nuestros héroes,
negándose a entregarse al sistema.
Luchando por cambios
para gente obtusa.
(Kurt, Luca, Jim, Jimi, El Che, Jannis,
Atahualpa, Neruda, Gandhi, Hank, Hemingway, Teresa, Dali,
Favaloro, Van y tantos otros)
A pesar de la ignorancia,
la violencia,
las cárceles,
los venenos,
la gente
y los exilios.
Ellos encontraron la paz
en la muerte.

Y los muertos no son un problema,
tampoco lo son los vivos.
El problema son los medios vivos.
que como no pueden vivir
joden a los que si.
Y por desgracia
ellos son los que tienen el
poder.
La vida es injusta,
caprichosa,
intolerante,
incorrecta,
mal escrita.
Y los mal cogidos
están
al
mando.

Estamos jodidos.

Al final de nuestros días no hay_

by

Arnaldo Sejas

Pensar que pensamos, y repito que no es verdad.
Consecuencias y casualidades, paralelismos y palabras compuestas.
Pensar que pensamos, y repito que no es verdad.
Brindo por los perros durmiendo la siesta y los gatos peleando en el techo.
Y el mundo como una bola flotando inconsciente y solitaria_
Y los muertos sin nombres y los libros censurados y los hombres arruinados y las mujeres golpeadas y los niños violados y los suicidas y psicópatas y los dueños DE y la nada absoluta al final de nuestros días que al fin y al cabo es la misma nada que nos ocupo durante toda nuestra vida hasta consumirla como un cigarrillo mal fumado.

La chispa mi amor era sólo por hoy.
El mundo esta condenado.
Los viejos están esperando el final.
Los chicos están esperando algo más.
Yo ya no espero nada.
Y vos te desvivís por mantener el cigarrillo encendido.
Pero cuando el filtro arde y la voluntad quiebra, poco queda por hacer.
Solo regodearnos pensando que pensamos.
Y volar del norte al sur y mudar de piel.
Y probar alguna posición nueva e ignorar los noticieros.
Y trabar las puertas.
Y cerrar las ventanas.
Y esperar el final.

Pensar que pensamos, y repito que no es verdad.
Servirte otro y déjame en paz.

Algo podría decir

by

Arnaldo Sejas

Siempre fui igual.
Siempre me fui fiel.
Siempre sangre.
Siempre respire. (aun hoy)
Siempre grite.
Siempre sufrí.

Es sólo una frase.
Son todas iguales.

Siempre luche.
Siempre perdí.
Siempre jugué.
Siempre crecí. (aun ahora)
Siempre escuche.
Siempre negué.

Es sólo mi vida.
Son todos mis hábitos.

Siempre tome.
Siempre caí. (rodando por Callao...)
Siempre lo supe.
Siempre ignore.
Siempre volviste.
Siempre me fui.

Es sólo mi tiempo.
Son todos mis días.

Siempre escape.
Siempre atrapado. (aun aquí)
Siempre insulte.
Siempre intente.
Siempre ame.
Siempre mentí.

Es sólo vergüenza.
Son todas mis excusas.

Algo podría decir...
Si tuviera que decir,
pero Siempre fui de esperar
y callar.

Botellas vacías llenando la mesa

by

Arnaldo Sejas

"¡Vamos a cerrar!" es lo que escucho, la misma frase de siempre.
Riendo demasiado fuerte, golpeándonos con las mesas, volcando cerveza.
Es el efecto que produce.
Y subir amontonados en el fiel Dodge crema a buscar otro refugio.
Es la acción que sigue.
(aunque el mundo va en cámara lenta)

Extraños planes y grandes revelaciones.
"Te juro que es todo una conspiración para que no se nos pare"
"Dios puede ser nada más que alguien que no esta"
Y valor desmesurado, odio a los policías y a la economía alcohólica,
es algo de lo que siempre se puede hablar.
Mas no de responsabilidad o cualquier concepto que produzca comezón de conciencia.

Besos brutos que hacen bien y abrazos de arlequín.
Aunque siempre esta el que despoja intermitentemente.
Es el que vacía la botella sin tocar su bolsillo.
Y fuma cigarrillos prestados que nunca va a devolver.
Abundan, cansan y ríen todo el tiempo pero sin gracia.
Son los que aman caminar sobre el fuego pero sin el dolor.

Pegarle al tipo de la puerta es un acto suicida.
Condenado a perder no soy de intentarlo, pero puede que alguien si.
Es el show gratis, la película de ayer, el deseo colectivo de gente desahuciada de civilidad.
Y detrás de la barra esta casi todo el tesoro, bajo una niebla de tabaco y ojos inyectados.
Pero nunca dejan buena música por mucho tiempo, no quieren que dejemos de tomar.
(aunque en algún punto es inevitable)

Botellas vacías llenando la mesa y colillas de cigarrillos ahogadas en vasos.
Palabras dulces y chistes bobos que suenan arrastrándose, como el rubio aquel que enseña literatura y cría estomago... sólo por cultura se desase de la misma antes de caer.
Y pibes necios, lanzando dardos a mi mujer, inmaculadamente blanca.
Negativas feroces, insultos desganados, golpes torpes y chicos de mamá con granos.
"Vamos a la cama" es todo lo que quiero oír de ella.

Bye, bye, au revoir, arrivederci

by

Arnaldo Sejas

Ya murieron los días ingenuos mi amor, nadie es nada especial.
Tal vez un buen negocio de tanto en tanto y mantenerse a cubierto de todas las culpas.
La inocencia fue un instante efímero que en la cocina del alma se nos arrebató mal.
Y verborragias de profesional se amalgama con los nuevos viejos del futuro.

Traicionamos a los salvajes que cargábamos con orgullo por un puesto detrás de un mostrador.
Y toda la ignorancia fue virtud y copas de cristal.
Brindis de pobres diablos en mesas de mal gusto.
Y nada crece nunca más, solo calvicie y estómagos de borrachos.

días que imitan a días en los que valía la pena todos los gritos.
Bye, bye, au revoir, arrivederci,
es tiempo de vorágines y decepciones.
Bye, bye, au revoir, arrivederci,
es el acto final de los campeones.
Babeando en el piso
con la toalla a mil kilómetros de distancia.

Ya murieron los días ingenuos mi amor, nadie conoce a nadie en verdad.
Miráme a mi, shockeado y atontado como una mosca en la ventana del mundo.
Ellos (como en aquella vieja canción) taparon sus bocas y quemaron sus ojos.
" This it is the end, my only friend the end " es todo lo que escucho.

El tiempo se desmigaja en mediocridades mientras nos jactamos de lograr nuestras tareas repetitivas, orgullo de licuadoras y charlas de viejas.
Y zapatos que se gastan y piel muerta en la mesa de luz.
Y risas que estallan repentinamente, ya lejos de significar algo.

Sonrisas que imitan a sonrisas de las que ya no muestra el espejo.
Bye, bye, au revoir, arrivederci,
es tiempo de silencios incómodos y chistes gastados.
Bye, bye, au revoir, arrivederci,
es el acorde final de los campeones.
Ni ropa violeta ni anillos,
todos somos gente del pasado en knockout.

Y yo aún escucho la campana.
y escupo en el ring,
al costado de tantas manchas
de sangre seca
y promesas añejas.

Cigarrillos usados en pensiones líquidas

by

Arnaldo Sejas

Habíamos discutido un par de horas, ella dejo de hablarme y yo me di vuelta y me dormí.
Estaba soñando con pensiones y cigarrillos que nunca se fumaban hasta que sentí sus pasos.
Había decidió marcharse y se llevaba mi suerte en su piel.
Intente detenerla, pero en eso no soy bueno.
Las palabras llegaron tarde y mis manos fueron indelicadas.
Bajo las escaleras, cerro la puerta, (me sentí estúpido hablándole al reloj)
Y prendí la tele, vacié mi mente, fume todos los cigarrillos.
Busque la guitarra para componer algo que no era mío.
Escribí basuras intelectualoides con triple significado,
escribí sobre caballos que tocaban Voodoo chile,
escribí mientras me sangraban los oídos
escribí hasta que sonó el teléfono.

Era sólo otra boleta vencida,
voces frías al otro lado del mundo.
Interferencias y ruido blanco.
Teléfonos desconectados en líneas muertas.
Maquinas de fax obsoletas preparando el café.
Cámaras en el culo de Masera analizando su cerebro.
Y culpas en pantallas de cristal líquido,
Y soledad en salas de Chat.
Y múltiplos de diez para teorías del buen amar
Y psicólogos trepando las bocas de tormenta,
intentando explicarle al huracán de la humanidad
que todo fue un mal sueño del niño que murió
cuando aceptamos aquel empleo
y nos resignamos a ser una sombra de nuestros sueños.

Y vi algo en la punta de la lapicera,
Perros con sombreros de frutas apretando el botón
Y el almacenero deseando la muerte de todas las viejas
que revuelven la mercadería.
Y sida en envases descartables.
Y almas del Ku Klux Klan. volviéndose negras.
Y chinos maquillados besando a Syd Barrett.
Y dos tortugas vía on-line ofreciendo sexo oral y tetas prehistóricas.

Patee el teléfono, quebré la lapicera.
Mordí la guitarra, desfumé todos los cigarrillos, llene mi mente de palabras secretas y códigos de acceso a ella,
apagué la tele y deje de hablar con relojes (que nada saben del tiempo)
Se abrió la puerta, subió las escaleras y me abrazo (mis manos fueron educadas)
No era necesario ninguna palabra (ni siquiera estas)
Descanse en su piel y devolvió mi suerte.
Decidió quedarse (solo otra oportunidad para negar mi estupidez, (ambos mi amor))

Me deje llevar por el sueño.
Vislumbre cigarrillos usados
Y vi todas mis pensiones
Arrasadas,
volviéndose parte de algún mar del sur de Rusia
Liquido sobre líquido entre bosques y deshielos humedeciendo el Gulag de Stalin.
(la represa de la cordura estalla, pensé)
Y yo observaba el último día de la humanidad
En la cumbre de una montaña (recuerdo de las fotos de mi madre)
Y tres minutos después no tuve nada más que decir.

El adversario

by

Arnaldo Sejas

El adversario, el contrincante, la contra, el enemigo.
Es el tipo al otro lado del espejo.
La culpa, la resignación, el odio, el amor.
Es todo lo que le gane y me pertenece.

Arrugas, ojeras, cansancio de un cuerpo estropeado.
Es algo que compartimos y detestamos.
Risas, triunfos, perdón, orgullo.
Es algo que ambos deseamos pero que esta a mi cargo.

¿Y quien lo puede culpar por no intentarlo?
Este mundo es peor de este lado y pocas veces salimos ganando.
El sólo debe mantenerse aferrado a cuatro marcos
Y rezar porque ningún accidente lo destruya antes.

Negar, negarse, negarlos, negarme.
Es el ejercicio mental por excelencia.
Verlo verme inmutable, reflectivo, condescendiente.
Es todo lo que puede hacer desde su mundo repetitivo.

El adversario, el idiota, la imagen, el reflejo.
Es el tipo que marca mis horas en el reloj de la vida.
Los gestos, los ojos, los dientes con espuma.
Es en realidad lo que cuenta para el de mí.

¿Y cuanto tiempo más puedo soportarlo?
Veinte años haciendo alarde de la repetición.
Treinta años mostrando mi cuerpo desasiéndose en trivialidades.
Cuarenta años, mil años, siguiendo mis pasos, la novia perfecta de la luz crepuscular.

El es el reflejo de todos mis días,
yo soy el reflejo de la humanidad,
y el mundo es el reflejo de un Dios que hace tiempo no se ve.
Reflejos de reflejos repitiéndose hasta el fin de los tiempos.

Mis lagrimas ruedan en el y es más crudo que sentirlas en mi.
Mis ojos buscan un brillo que ni el ni yo sabemos quien nos robo.
Mis manos golpean sus manos, mi boca grita en ambos lados.
Su mundo tiembla y el mío se mantiene sobre la estupidez de miles de años de seguridad falsa.

El adversario, el compañero, el eterno reloj, el amante de la sombra.
Es todo lo que puedo soportar de mí.
Ventanas, pasajes, puertas, marcos, rejas.
Es lo que nos mantiene amarrados en ambos mundos.

Y la incomunicación total,
el silencio devorado por los gritos mudos,
y el miedo en ojos que chocan sin sangrar.
Es en lo que se desviven nuestras noches.

La primera ves

by

Arnaldo Sejas

Los tres éramos empleados de un sex shop, y decidimos festejar el cumpleaños de uno.
Al lugar que íbamos estaba cerrado y entramos en un bar que estaba enfrente.
El del cumpleaños se quedo afuera y cerraron la puerta.
Pedimos una cerveza y comenzamos a joder con la máquina de dardos.
Nos dijeron que si no le poníamos monedas no funcionaba, le dijimos que ya lo sabíamos.
Éramos tan duros mi amigo y yo.

El se fue a hablar con un tipo que estaba en la punta, quería comprar merca.
Le dijo que esperara y se fue a la calle, quedamos unos pocos en el bar y nos sentamos en la barra.
Pedimos más cerveza y maníes, estábamos molestos y gritábamos todo el tiempo.
Se me resbaló la botella y se desintegró como si nunca hubiera existido.
Era suficiente para el dueño del bar, se sentó frente a nosotros y nos hizo secar el piso.
Me clave algunos vidrios pero no sangro, volvimos a sentarnos en la barra y pedimos más cerveza.

El tipo nos dijo que nos quedáramos sentaditos y callados.
No era fácil contradecirlo, tenía una pistola.
Después llego otro en un auto de esos largos y plateados y se llevo a mi amigo
El sólo quería un poco de merca, yo no.

Quede solo en la barra del bar con el simpático dueño y su arma.
Tenía una petaca de whisky en la campera, decidí que tenía que sacarla.
"¡Que mierda estas haciendo!" me dijo.
"Es nada más que una petaca" dije, aunque sonó mas bien como:
"Eses nanaddamasss qqque unapetaccca"

Me la serví toda en el chop (no importaba ni yo ni la petaca, todo era circunstancial)
Encendí un cigarrillo y detrás de la barra el dueño desapareció.
Atrás había un gordo con una mina (vieja y estropeada) que gritaba y bufaba todo el tiempo.
"¿¡Por qué estabas hablando con ese hijo de puta!?" "¡Contéstame mierda!"
Y cuando pensé que la situación no se podía poner peor el gordo saco un revolver.

Apuntó a todos lados al mismo tiempo y tenía los ojos inyectados en sangre y locura.
El dueño del bar reapareció y sacó la pistola, brillaba todo el cromado y los reflejos me molestaban.
El gordo desquiciado giró y le apuntó, el dueño del bar ya lo tenía marcado, yo estaba en el medio.
Mi cabeza llena de ideas y juventud y alcohol quedo en medio de una pistola y un revolver.
Decidí que tenía que salir de ese lugar.

Se mantuvieron insultándose y gritando durante unos 15 minutos.
Comencé a levantarme, el de la barra me miró, sonrió y no dijo nada.
Continué con lo mío, al llegar a la puerta descubro algo que era imposible no ver.
Era el tipo mas grande con quien yo hubiera tropezado, me agarro del hombro y dijo:
"No sale nadie, sentate y déjate de joder" pero me fui a una mesa, en la barra aun estaban apuntándose.

Se abrió la puerta y cayó mi amigo justo a mis pies, detrás venía el tipo del auto largo y plateado.
"¿Donde fuiste?" le digo, "A comprar merca" dice, "¿Y como te fue?" le pregunto,
"Me robo y me paseo por toda la ciudad con una pistola en la cabeza, esta loco"
Ahora el tipo del auto apuntaba al viejo y el viejo apuntaba al dueño
y el dueño nos apuntaba a todos intermitentemente.

"Están locos" dijo mi amigo, todos estaban locos en ese lugar, incluso nosotros en medio de ese triangulo.
Afuera se veía por la ventana al otro amigo nuestro, era su cumpleaños y supuestamente estábamos festejando.
El hijo de puta lloraba y dejaba mocos por todo el vidrio, nosotros dos preguntamos nuevamente si nos podíamos ir.
No hubo respuesta aunque si una mirada de desagrado y el tipo que cuidaba la puerta se palpo la cintura.
También tenía una pistola.

No había nada que hacer, sólo escuchar al viejo y el dueño insultándose y al tipo del auto apuntando con cara de enajenado. Pedimos otra cerveza, el dueño sin soltar el arma nos alcanzó la botella y la abrió, era un hombre muy talentoso.
Nos servimos y tomamos y luego otra y otra.
Cuando íbamos por la sexta ya no se apuntaban y estaban todos tomando whisky en una mesa.

Sin ningún aviso el tipo gigantesco abrió la puerta y nos dijo que nos fuéramos, estaba amaneciendo.
Encontramos al otro (el del cumpleaños) dormido en la esquina, lo despertamos y comenzó a llorar.
Cuando llego el colectivo nos fuimos, dejamos al llorón en alguna parada y bajamos a casa.
Abrimos una cerveza y nos miramos y reímos y reímos, descontroladamente, era una liberación.
Así fue como nos gastamos la plata la primera ves que cobramos en aquel sex shop.

Lo que guardamos para el final.

by

Arnaldo Sejas

Respiramos, expiramos, árboles de primavera junto al río.
Quiebra mi alma con tus dedos de ninfa...
Y quisiera continuar, pero no surte efecto, es mentira.
Nunca vi un árbol de primavera junto a ningún río,
mucho menos los dedos de una ninfa.

Lo único que siento es el ventilador y el calor.
Moscas pasan zumbando junto a mi oído.
Criminales, Kamikazes, meteóricas.
Todo lo bueno en mi se marcha con ella.
Sólo puedo hablar de cosas banales.

NO

JODAN

CON

LA

PUERTA

Es lo único que repito, pero no hacen caso.
Pendejos por todos lados que huelen a chicle y pasto.
Cerrando la puerta y abriéndola, desafiándome.
Hablando de chicas, forros, caramelos, y otras cosas pegajosas que abundan en el mundo.
Ellos son el futuro del mundo (siempre y cuando puedan levantar el culo de la silla)
Se envalentonan por Internet y nunca ríen de verdad.

Y donde esta la sangre, la furia, el riesgo.
(el riesgo es el mundo y los ojos de mi madre)
Siento que hemos perdido, nosotros, vosotros, ellos.
Y los psicólogos piden que todos soñemos con elefantes.
Y cementerios y manicomios y hospitales y cárceles
son el lugar de descanso que nos espera.

Es todo lo que hemos dejado para ellos.
Sin replicas, sin milagros, solo una línea en el corazón de la ciudad.
Y bares en cada esquina.
Y hambre.
Y silencio.
Lo siento, ya lo dije:
"Todo lo bueno en mi se marcha con ella"

Nada ha cambiado desde que aquel mono se asombro del fuego.

Margaritas

by

Arnaldo Sejas

Me quiero desperezar de todas las desgracias.
No quiero pensar en el ciego que no ayudé a cruzar la avenida.
Me quiero entregar a todos los placeres.
No quiero negar que me gusta cuando ella es sucia.
Me quiero deshacer de todas las verdades.
No quiero mas promesas envueltas en mentiras.
Y después cuando el sol muera, avergonzado de todo lo que debe mostrar...
..solo quiero desojar una margarita.
(Sin penas nadie gana mi amor)

Me quiero tatuar el número de documento.
No quiero responder una pregunta más a la policía.
Me quiero reponer de todas las resacas.
No quiero que sepan que pago mis sonrisas.
Me quiero suscribir a algún curso de ortografía.
No quiero que digan que nunca lo intente.
Y después cuando ella entre en mi estudio y encienda sus ojos espías...
..solo quiero el viejo "Me quiere, no me quiere".
(Sin apuestas nadie gana mi amor)

Me quiero dormir antes del comienzo del día.
No quiero sufrir más mañanas de golpes en el piso.
Me quiero tomar una botella de buen Whisky.
No quiero que me acuses de avaro.
Me quiero invitar al caos.
No quiero que pienses en bailar.
Y después cuando la música nos cubra sin demoras, innegable y fortuita...
..solo quiero asesinar una margarita.
(Sin pecado no hay perdón)

Mundo caníbal

by

Arnaldo Sejas

Los hospitales y la muerte.
Los locos y los cuerdos.
Manejan por la misma ruta,
y mueren por las mismas razones.
En eso coinciden,
miedo
y
furia
y
sexo
y
dinero
es todo cuanto hay
al final del camino.
Y repetirse,
levantarse,
dormirse,
masturbarse,
Son solo deseos reprimidos.
Ansias de cambio.

Preguntas inconclusas
en
un
cuaderno.
Nombres en agendas
de
alguien
que no llamo.
y perros
en
la
calle
que no recuerdan la historia
ni lloraron a Cortazar
o
a
el
viejo
que tallaba en madera
y
sonreía
al
sol.

Mucho más lejos,
más allá de cualquier frontera
(marcadas con sangre y peajes)
Espera el último hombre
(aquel que fue un niño en Macondo
y un joven en Derry)
El que nunca pido
ni
vio
a
Jesús
fuera de la cruz.
Esta armando cigarrillos.
Esta en paz con el mundo.
(que es dueño y deudor de nuestros fracasos)
Inalterable,
Inamovible,
Sabiéndose que es dueño de todo,
Y que nada de nada es de nadie.
Solo el cuerpo,
y
el
olvido
Marchitándonos
en
este
crepúsculo
de
un
Dios
ausente.

¿No lo entienden?

by

Arnaldo Sejas

Apagamos las luces.
Prendimos las velas.
Abrimos el vino.
Destapamos las cervezas.
Escuchamos unas canciones.
Encendimos los cigarrillos.
Llenamos los vasos.
Hablamos de García.
Brindamos por Waters.
Volcamos el cenicero.
Quemamos la mesa.
Reímos de todo.
Tomamos el vino.
Apagamos las velas.
Llegamos a la cama.
Hicimos el amor.
Besamos nuestro instante.
Amamos esas noches,
ajenas de ambiciones.

¿No lo entienden?

Eso esta bien.
Es lo bueno del amor.

Nollum vobis tempus abbibit iners

by

Arnaldo Sejas

Libro IV:
..el héroe desciende al Averno, donde encuentra la sombra de su padre Anquises
en los Campos Elíseos y recibe alientos y consejo para los días tormentosos que se avecinan
su amor perdida se allá, esperando el furioso abrazo del Ragnar
que todo lo devora y todo lo comprende...
Virgilio Marón 19 a. de C

Ella se ennegrecía mientras las sombras la devoran
provocando círculos concéntricos en una noche sin gracia,
su amante se había extinguido como una niña en una abadía.
(era una llama pobre que nunca encontró reparo)

Los rosales (incomprensibles, inciertos)
se movían fragmentando el tiempo,
dividiendo e indicado a los segundos caníbales,
que eran todo cuanto había y todo cuanto le restaba.

Cayendo el tiempo en gotas de inexacta perfección,
ella se hizo a la mar,
abrazando un pañuelo como única protección
y arrojando un Ave Maria al mar como único redentor.

La marea nunca supo quien lloro con su húmeda recepción.
(sin descanso como en los tiempos de Virgilio)
Toda esa oscuridad adhiriéndose a su piel blanca.
Dilato la mar sólo para sentirse arropada, de muerte y sal.

Límpido amanecer que criminal nunca se supo.
Cúbrela de calma y roció de mar,
que las gaviotas lleven lo que el amor
quebró...

Operador 539

by

Arnaldo Sejas

Soy el operador numero 539
Soy alguien al final de una larga lista.
Soy un botón de apagado.
Soy la clave de salida y de entrada.
Pero soy tan sucio que deberían quitarme de todas las páginas del mundo.

Soy la garantía de un lavarropas.
Soy la gracia de la serpiente.
Soy todas las resacas de todos los quinceañeros.
Soy una excusa sin sentido moral.
Y después soy de alguien que es de alguien que es de todos y es de nadie.

Soy una sartén de colesterol.
Soy la ulcera del mundo.
Soy la verruga en el cerebro de George Bush Jr.
Soy las pastillas que acabaron con Hendrix.
Nadie puede entender como despertamos cada día mientras otros mueren en hospitales desiertos.

Soy la amonestación de todos ustedes.
Soy el secreto más oscuro. (Y sucio, sucio, sucio)
Soy el que cae escaleras abajo en cada fiesta.
Soy la picazón constante en la garganta.
Pero huelo bien y fresco en las tardes de calor y en las noches vírgenes.

Soy el que odia la h y las esdrújulas.
Soy una palabra mal escrita.
Soy un nombre en una servilleta.
Soy todo carne y agua y miedo.
Y todo lo que escriba puede ser verdad o puede ser mentira.

Soy el silencio del asesino.
Soy la oreja cortada, masacrada y violada de Van Gogh.
Soy los bigotes de Dalí.
Soy la mancha en la certeza de ser nada.
Y toda la espuma de todas las cervezas de todos los alemanes que tienen vasos de arcilla.

Soy un cigarrillo mal prendido.
Soy un perro mal enseñado.
Soy un seguro vencido.
Soy un remitente desconocido.
Pero desvarió con tanta clase que se hace difícil ignorarme.

Soy el operador numero 539.
Soy alguien al final de una larga lista de espera.
¿Cual es la nueva queja?

Para que sepas que ahora sabes todo sobre mí.

by

Arnaldo Sejas

Para que sepas que ahora sabes todo sobre mí.
(O al menos lo que importa...)

Quiero la formula para la entrega total y la ceguera selectiva.
Quiero morir para hacer sentir culpables a todos los que me ignoraron.
Quiero saber como curar las heridas que marco en tu risa cuando no aprendo a callar.
Quiero un secreto más y miradas furtivas que nadie pueda descifrar.
Quiero apostar bien por lo que ya paso en el futuro.
Quiero aprender a hablar en francés y susurrarte al oído.
Quiero citarte en todas mis poesías como una especie de talismán.
Quiero estar en un capitulo de los Simpson.
Quiero ser más de lo que fui cuando era divertido.
Quiero alguien al otro lado del multiverso intentando escapar como yo.
Quiero todas las llaves de todas las puertas de mis recuerdos y quiero perderlas sin miedo.
Quiero ver tus ojos brillantes y ansiosos abriendo regalos.
Quiero ver tus manos insinuando lo que sólo nosotros sabemos.
Quiero tu cuerpo dentro de esa remera en llamas y quiero tus piernas enfundadas en botas de cuero y perversión.
Quiero ser más sutil y fino, como un vino que se añeja bien.
Quiero sal en platos rotos y sal en tu cuerpo templado.
Quiero algunas verdades más. (este mundo ha sido algo avaro)
Quiero alegrías chiquitas, que entren en tu ombligo, que te den cosquillas.
Quiero cuartos llenos y calles vacías.
Quiero decir todo pero sin arruinar nada.
Quiero masacrar mis metas. (y esta es mi nueva meta)
Quiero hacerte bien y quiero hacerlo bien.
Quiero contarte que todo tiempo pasado no es mejor. (y sito)
Quiero calor de tus labios en invierno y quiero frió de mis manos en verano.
Quiero que entres en mi mente, te saltees las imágenes frívolas, camines por el corredor amarillo, enciendas la lámpara de mi abuelo, esquives los juguetes perdidos, apagues mis canciones favoritas y luego veas que todo lo demás allí sos vos.
Quiero un futuro y un pasado sin contrincantes ni deudas.
Quiero escribir una canción que llene todos los espacios sin sentido en mí.
Quiero tener más tiempo y no tiempo de sobra.
Quiero saludar a Steve en una plaza subacuatica de Venecia mientras vos arrojas monedas a esas calles-ríos.
Quiero hacerte el amor en Paris.
Quiero comprarte ropa a medida.
Quiero paciencia y tu caligrafía (que es toda sensualidad y cuchillos que brillan en orillas del alma desconocidas por el Discovery Channel)
Quiero fumar despacio y beber tranquilo, en esa cama, solo nosotros dos y el mundo sordo afuera.
Quiero que entiendas que en realidad todo lo demás importa poco.
Quiero atarte a mi vida ahora que estas dormida. (lo siento, no puedo perderte)
Quiero decirte "Te amo" una ves más antes de dormirme y soñarte en blanco y negro, con piernas infinitas y placeres húmedos.

Pensamientos de un hombre muerto.

by

Arnaldo Sejas

Nadie nos ata pero a veces sentimos que esta mejor el muerto.
Tuvimos un padre imprudente y vengativo, somos hijos conflictivos.
Besando frutas indeseadas perdimos y ganamos.
(La humanidad mi amor, la humanidad)

Caminando por calles infectadas de gente y sudor y miedo.
Comprando promesas sin garantías a necios negligentes.
Volando edificios, iniciando guerras, violando niños, quemando mujeres.
(Y escuche cristal cayendo al suelo)

Despedidos del trabajo, ultrajados, negados, olvidados.
Nadie nos entiende por que nada tiene sentido en el orden de las cosas.
Y cada mañana perdemos un poco más de piel, de pelo, de deseo, de aire, de valor.
(Sentí pasos en la sala de estar)

Y viajar al exterior, acostarse con pendejas, emborracharse todas las noches,
es todo lo que hacemos para sobrevivir al embate del tiempo.
Y destrozar espejos, ir a los gimnasios, usar lo último en cremas milagrosas,
es otra manera de decirnos que aun hay tiempo, pero no es verdad.
(Una sombra que no es mía)

Hoy vi un estomago que (supongo) es mío y sigo pensando que nada tiene sentido.
Prender cigarrillos, apagar cigarrillos, toser, gritar, llorar, reír, abrir una botella,
llenar los vasos, llenar paredes, llenar roperos, llenar muestras, llenar espacios.
Pensé que ahora seria oportuno terminar con todo.
(Jadeos entrecortados en el umbral de la puerta)

El tipo salio de la nada,
dijo algo sin importancia
y disparo de lleno en mi rostro.

¿Te acordas cuando corrimos por la calle bajo la lluvia?

by

Arnaldo Sejas

Estábamos colocados de todo,
saltábamos por los charcos
y las gotas resplandecían,
estallaban, morían y nacían.
Nos fuimos del bar
sin
pagar
los
tragos.

La banda sonaba mal
pero
no
la
escuchábamos.
Y el tiempo era un aliado,
los viejos nos odiaban.
Y suicidábamos un cigarrillo tras otro.
Y cosechábamos vasos y botellas.
Y nos reíamos de nosotros y de ellos.

¿Te acordas?
El sol apenas asomaba,
era como una lagrima eterna en la herida de la ciudad.
Y la gente
ignoraba
nuestro lugar
en
aquel
pequeño cielo.

Test de capacitación laboral.

by

Arnaldo Sejas

Puedo ser:
policía, asesino,
enfermero, carnicero,
carpintero, mesías,
profesor, dictador,
soldado, esclavo,
suicida, empleado,
medico, mecánico,
escritor, condenado,
banquero, violador,
Licenciado en literatura, ignorante,
Critico, sordo, ciego, mudo,
músico, vago,
padre, hijo,
espíritu, santo, ladrón,
macho, puto,
relojero, rehén,
detective, reportero,
sátiro, camarógrafo,

Puedo ser:
La cárcel, los impuestos,
la cama, el placer,
el veneno, el alcohol,
la risa, el grito,
la paz dentro de la guerra
y la guerra dentro de la paz,
el comunista, el capitalista,
el pobre y el rico,
el viejo, el reloj y la arena dentro de el,
la mano que levanta y la mano que mata,
la condena, la absolución,
el engaño, la mentira,
la semilla, la solución final,
el judío, el nazi, el árabe, el yanqui,
el chino, el negro, el blanco,
el genio y la bomba que acabo con Hiroshima,
el juez y el jurado,
la vida y la muerte.

Junto a mi se despereza un gato.
Piensa:
Puedo ser:
Gato y gato,
y gato y gato
y gato y gato
y gato y gato
y gato y gato
y gato y gato
y gato y gato
y gato...

Una estúpida poesía

by

Arnaldo Sejas

Mi amor voy a matarme a golpes,
al final es sólo cuestión de sentir algo,
aunque más no sea dolor.
Mi amor vas a quemarte con el cigarrillo,
te entiendo, vas a devolver el golpe,
pero sin perder estilo.
Mi amor no te vallas de nuevo,
todo es tan tierno cuando estas desnuda,
nada de nada de nada es mejor.

Y ella dice:
"Que estúpida poesía"
y tiene razón.

Mi amor vamos a tomar la ciudad,
con cervezas y maníes
y toda la música al palo.
Mi amor vamos a desubicarlos,
quitémosles el disfraz,
pidamos tragos raros.
Mi amor vamos a caernos,
nunca te pude sacar de aquella esquina,
pero estábamos tan felices.

Y ella dice:
"Que estúpida poesía"
y tiene razón.

Mi amor vos me cuidas la espalda
y es todo lo que necesito en este mundo
para protegerme de las sonrisas ladinas.
Mi amor vos me diste una razón
eternamente agradecido
y siempre en deuda con vos.
Mi amor vos amas mis labios
y yo tus piernas y tus ojos y tus pechos
y tu sonrisa cuando lees esta estúpida
poesía.

Todos ellos

by

Arnaldo Sejas

Todos los poetas son unos hipócritas.
En líneas generales solo quieren una cosa, dinero y fama y mujeres (y tipos).
Y eso que para mi esta bien, para ellos es la ruina.
Pero en realidad todo cuanto hacen es por eso.
Tienen técnicas, ensayos y tiempo, mucho tiempo para mirarse los dedos de los pies.
Son una especie de niños de mamá, despotricando contra el mismo sistema que les permite mantenerse sin siquiera tener que rascarse el culo.

Y aunque no lo sepan se están haciendo daño.
Mirándose al espejo y negándose, con los ojos ocultos tras anteojos marca Guees.
Me dan asco, estar con ellos, en su pequeño club de elegidos y perdedores de buena estrella.
Los evito, cruzo la calle, miro hacia otro lado, me ato los cordones, me quedo en mi casa.
Yo hablo de arañas y gatos, de noches y cervezas, de mi viejo y del pasado. De ves en cuando la toco a ella... pero eso es todo lo poético que puedo llegar a ser. Y no me molesta ni me incomoda.
Siempre estarán los buenos de verdad.
Cortazar, Bukowsky, García Marquez, Borges, Oliverio Girondo, Jim Morrison, Sabato, Alfonsina Estorni, Alejandra Pizarnik, G.Oyola, etc, etc, etc.
Y ellos, todos ellos también cruzaban la calle y se ataban los zapatos, esquivaban a los "Poetas" NUNCA JAMÁS iban al mismo bar.

Fueron empleados de cuarta categoría en alguna ciudad de mierda, estuvieron en las calles memorizando escritos, golpeados, aterrorizados y mordidos por los perros, cortaron el césped en casas de ensueños, durmieron en pensiones de baños compartidos, se les metieron cucarachas en las orejas, se emborracharon, se fumaron, se enojaron y rompieron televisores, perdieron libros, mintieron, robaron, se sacaron fotos en bolas, envidiaron a cada tipo que tenia un trabajo y una casa y una familia, lloraron a sus muertos, lloraron por los vivos, lloraron por ellos mismos, engordaron, adelgazaron, se cortaron las uñas de los pies con los dientes, mandaron cartas tristes y mandaron cheques en blanco, chocaron contra postes de luz, se aburrieron, se rindieron y comenzaron de nuevo, se ocultaron de la policía por un kilo de carne, los exiliaron, los condenaron, los prohibieron y sin embargo...
prefirieron esquivar a los poetas.

Pobres idiotas los poetas que jamás conocieron el placer del fracaso, el amor a los recuerdos en la soledad de un avenida.
El hambre y el terror a la muerte en el anonimato, el odio contra todo y la disciplina necesaria para mantenerlo.
Se están haciendo daño chicos, es una lastima.
Todavía hay tiempo, vuelvan a sus casa, abrasen sus camas limpias, sean abogados o contadores pero por lo que más quieran, si me ven en la calle y me estoy atando los cordones o parezco medio muerto (o medio vivo) no me saluden, ni me hablen, ni se me acerquen.
Nunca vamos a comer del mismo plato.
Es tiempo de que lo sepan.

Solo una tranquila conversación de chat

by

Arnaldo Sejas

arnaldo dice:
Ahora si, hola y disculpa la tardanza, es esta mierda de trabajo.
Señor X dice:
jeje ok..
arnaldo dice:
Me quieren echar de la pagina.
arnaldo dice:
Los de Sustantivo.
Señor X dice:
O.o
Señor X dice:
y esa vaina?
arnaldo dice:
si, me mandaron una especie de amonestación de mierda por mi escrito.
arnaldo dice:
Dicen que el mensaje es de caracter negativo y de connotación violenta y no se que mierda mas
arnaldo dice:
Todos los que se han quejado por el escrito ese de Todos bellos, no se cuantos abran sido pero parece que los suficientes como para que se molesten en mandarme un meil y ni siquiera el nombre pusieron, soy nada mas que un numero (539 creo), pero un numero molesto, si señor.
Señor X dice:
jeje
arnaldo dice:
Te das cuenta, hice un escrito en defensa de todos esos poetas que dieron su vida, su cordura y sus bolas y los mismos autodenominados poetas de la pagina me quieren eliminar (desaparecer, palabra fea, fea, fea)
Es irónico, supongo que hace juego con el mundo, paradojas y baldes de agua fría, sin más , sin menos.
Tal vez debería escribir algo más para que me echen a la mierda de una buena ves, me cago en la libertad de expresión y la mente abierta de todos los poetas mal cogidos.
Señor X dice:
te apoyo en eso..
Señor X dice:
a mi me amonestaron.. por atacar a el guebon de Dios..
arnaldo dice:
Como si a Dios le molestara lo que se diga de el
Señor X dice:
.. sinceramente no creo en el.. y no veo porque tienen que salir <> de dios..
arnaldo dice:
Dios es en muchos casos sólo una cuestión de perspectivas.
No necesariamente tiene que ser real para todos.
Señor X dice:
para algunos... es una razón para morir...
arnaldo dice:
Eso es la fe, sólo una manera de cree en algo
arnaldo dice:
Todos intentamos morir de ves en cuando y por razones grandilocuentes o por capricho y malentendidos idiotas.
Tu Dios puede ser un vaso de cerveza, la puta de la esquina, el sábado a la noche, coger con dos minas. Es una cuestión de fe.
Señor X dice:
jeje
arnaldo dice:
El problema es el respeto, nadie quiere que allá más de un Dios, porque entonces dudaríamos de cual es real, aunque en si esto es una paradoja ya que Dios supuestamente esta en todos lados, entonces es obvio que todos lo vemos distinto.
arnaldo dice:
Por lo tanto Dios esta echo a semejanza nuestra, osea que para un cura puede ser un tipo con barba blanca, para un ladrón una ganzúa, para una puta una noche libre, para un gay un abrazo, para mi, bueno para mi es tirarme al sol con una cerveza fría, mi mujer al lado y buena musica flotando en el aire.
Señor X dice:
jeje
Señor X dice:
buena hipótesis
Señor X dice:
... podríamos decir así... que dios para los ateos.. seria un pedazo de <>
Señor X dice:
otorgándole así... <> como ultimo nombre de dios..
arnaldo dice:
Si, tal ves, creo que todos necesitamos creer en algo.
Es tan difícil soportar el mundo y sus días y la gente.
Señor X dice:
yo pienso, creo, y confió en mi mismo...
Señor X dice:
tomo parte del lema de los satanistas "Yo soy mi propio dios"
arnaldo dice:
Eso, es divertido, pero en realidad no es verdad, por lo menos no a largo plazo. Hoy por hoy podes sentirte así, pero si estas decidido a vivir esta vida sin miedo y con riesgos, te vas a chocar con muchas paredes (lo cual es bueno, la sangre esta adentro pero cuando sale sabemos que cuesta) y con el tiempo se hace más dificil de lograr el esfuerzo necesario para saltar la pared. Algunos días mas y otros menos, pero duele, cuando uno crece y no encuentra el instante en que se desvió del camino de lo que quería ser, es cuando en realidad no alcanza con ser solo un tipo duro. Entonces uno comienza a ir a las iglesias o a los bares o a los cabaret (busca un lugar de paz, de valor, un templo personal) pero el hombre no puede contra el mundo sólo. El hombre sólo, es un tipo incompleto, El hombre sin fe es un tipo muerto, descreído, desilusionado, derrotado, perdido, un avión en tierra.
Señor X dice:
Entonces comenzare desde atrás..
Señor X dice:
siendo un tipo muerto... y todo eso...
Señor X dice:
Ya veras que las cosas cambiaran con el tiempo.
arnaldo dice:
La fe (en lo que sea) requiere de disciplina, de valor para mantenerla.
Es aguantar las piedras aunque te arranquen el ojo.
Es besar los sucios pies de quien todos creen es un mendigo.
arnaldo dice:
También es aguantar los tragos de más en un bar o que te cagen a trompadas un montón de Neonazis de mierda porque no pensas correrte de su camino o mandar al carajo a tu jefe porque no te gusta como te mira (mirada de hiena, de reptil) o decidirte a gritar y gritar para ver a quien podes molestar.
La religión es eso, un camino o un manual para saber como llegar a lo que vos crees que te puede ayudar o no.
arnaldo dice:
Por eso yo tengo un manual de barman y varias cajas de cigarrillos.
Señor X dice:
jeje
arnaldo dice:
Pero te juro que hubo momentos en los que le rece a todos los Dioses.
arnaldo dice:
Fueron días duros y grises
arnaldo dice:
No tenia guita y salíamos con un amigo a pedir cigarros a la calle.
Comimos durante 15 días polenta sin sal ni aceite ni queso ni mierda.
arnaldo dice:
En esos momentos necesitas cualquier dios y cualquier milagro, la gente, bueno, la gente no cuenta.
Señor X dice:
.. imagino que fue durante la crisis?... que hubo en argentina...
Señor X dice:
.. es en el momento mas duro.. donde te acercas a los dioses que tanto aborreces.
arnaldo dice:
Si, pero quisiera que entiendas que en realidad no hay mucho que aborrecer, la gran mayoría de los dioses (casi de todas las religiones) quieren un ser humano, libre, bueno, sabio, con valores y con valor. El problema casi siempre son los idiotas que hay como representantes de ellos en la tierra (curas , párrocos, sacerdotes) ensucian a los dioses, son los mismos boludos que dicen que coger por placer esta mal, eso no aparece en ningún libro de ninguna religión, esos tipos son los mismos que después violan a algún pendejo. Esos son los que joden todo, el papa en su palacio de oro hablando de los pobres.
Hay algunos que no, los he visto en las villas, en navidad tocando la guitarra en los bares, desesperados por ayudar, llorando por una nena de seis años que no va a conocer ningún nervio de primer amor.
Esos son tipos buenos, sea de la religión que sea, daría lo mismo si fueran peluqueros, son buena gente.
arnaldo dice:
Supongo que al final es nada más que eso, acordarse de los buenos de verdad, La madre teresa de Calcuta que andaba para todos lados con el crucifijo al cuello pero se cagaba de hambre y abrasaba leprosos, o Gandi sentado, recibiendo piedras en la cara, ellos creían en un dios, ellos lo necesitaban pero no obligaron a nadie a creer. Ellos estubieron con creyentes y no creyentes, ellos amaban a sus dioses porque era como decir:
"okey, esto vale la pena, hay alguien mas grande que yo que me comprende y me cuida y me apoya, a la mierda con las piedras y la policía y los ricos y los locos, y los políticos (que también están locos) esto esta bien, lo siento en la punta de mis huesos, lo siento como la sangre que me quieren quitar y es por eso que lo hago"
Señor X dice:
ellos si decidieron morir por sus dioses.
arnaldo dice:
Murieron por sus ideas y por su imagen de lo que es el bien, los dioses solo eran la muleta para no caer.
Mas importante es aun lo que dijo Nietzsche: "Si el cielo y Dios existe entonces solo necesitamos ser buenas personas y sacrificarnos por el, pero si no existe entonces que mejor que ser buenas personas y disfrutar nuestra única vida" (No son exactamente las palabras, solo la esencia de la idea)
arnaldo dice:
Eso lo explica todo...
por lo menos para mi.
Señor X dice:
jeje si...
Señor X dice:
es perceptible eso
arnaldo dice:
Nosotros decidimos, podemos ser unos hijos de puta de mierda o no.
Yo personalmente prefiero el anonimato y la tranquilidad, nada de iglesias o crucifijos, creo en mi, en mi mujer, en mis amigos, en coger, en una buena cerveza, pero debes en cuando, cuando estoy echo mierda, tiro alguna plegaria, no se a quien pero lo hago, seria un mentiroso si te digo que no lo he echo.
Señor X dice:
jeje...
Señor X dice:
somos parecidos en ese aspecto..
Señor X dice:
aunque hace mucho que no rezo...
arnaldo dice:
Tal vez no es necesario, tal vez...si...
..debes en cuando, hasta los tipos mas duros se cagan en los pantalones...

Un día en mi piel

by

Arnaldo Sejas

Pequé por bocón, rompí los billetes en el piso de aquella oficina y dije:
"Metételos en el culo" total, no me importaba, ya estaba afuera, despedido, desahuciado, olvidado, hundido y resucitando.
Volví a la pensión, me tire en la cama, el cielo rasó tenia manchas de humedad y me entretuve con eso por un buen rato.
Una cara, una mujer, ojos, un tipo corriendo, dos tipos rezando, un pez con alas, un edificio en llamas, formas y mas formas y destripar el tiempo.
Me aburrí, me levante, cerré con llave, cruce la calle, entre en el bar, pedí una cerveza y unas fichas de pool (Dios salve a todos los que dan fiado) nada especial, nada nuevo.
La tele chillaba, otro accidente, otra vieja que vio nada desde el porche, reporteros amarillistas vomitando sangre en la televisión y concursos para sub-normales.
"Apagala, pone música, no se, algo" me miro mal, me ignoro, me pego un tiro mental, estaba en su derecho, era su bar y yo le debía por demás.
Puso el canal porno (en esa época era una novedad) los viejos se alegraron, los entendía, solo les quedaba mirar y su mano derecha (o izquierda)
"En mi época me dijeron si me interesaba actuar en una" ese era el viejo León, se refería a la película porno, supo ser estrella de cine en los cincuenta, ahora ya era polvo y ginebra, temblaba por la mañana y hablaba por la noche.
"Y lo hizo" le pregunte.
"No, no, eso no es para mi, ya estaba noviando, aunque ahora, ahora si lo haría, si, ahora siiiiii"
Estaba babeando, delirando, la vieja pija del viejo no aguantaría ni un asalto de esas mujeres, eran profesionales, lo dejarían seco antes de empezar, se reirían del viejo muerto con la pija flácida y marchita, lo desmantelarían tirado en la cama.
Pobre viejo mal cogido, era como una mariposa atrapada entre alfileres pensando que aun podía volar.
"Seguro que ahora si lo harías León, las dejarías en orbita, si señor, ¡LEÓN EL COGETODO!"
Se empezó a reír, tosió tabaco y mocos y flemas, lo tuve que sujetar antes que se cayera del taburete.
"Si, si, ¡¡LEÓN EL COGETODO Y SU PIJA AMAESTRADA!! ¡¡JA, JA, JA, JA!! ¡¡AGHH!!¡¡AGHH!!
"¡He! ¡Calmate León! ¡Te vas a cagar muriendo! Calmate.
Siguió riendo un rato más pero entre dientes y la tele inundaba todo con:
¡¡AHAAA!! ¡¡OH YEA!! ¡¡YEA!! ¡¡FUCK!! ¡¡FUCK MI!! ¡¡YEA!! ¡¡HO YEA BABY!! ¡¡AHAAAAAA!! ¡¡AHAAAAAA!!
Los viejos se sentaron todos alrededor de la tele, pidieron vino y café y prendieron cigarrillos y pipas. Era su pequeña y bizarra fiesta privada, el dueño del bar sirvió, se fue detrás de la barra y se toco la entrepierna, a el también le hubiera gustado estar con algunas de esas chicas.
Me fui para atrás y continué con el pool y la cerveza, le pedí maníes pero fue predicar en el desierto, yo no estaba, era menos que una sombra, el mundo era chicas rubias y tetonas diciendo "fuck mi baby" y viejos con olor a ropero y bolas.
Volví a la barra, pedí otra cerveza, el viejo León aun estaba ahí y comenzó con la misma pelotudes de todos los días, agarro la tasa de café y me dijo:
"Mira, mira, ves, ves" estaba echando azúcar al café, despacio aunque no era ningún acto original.
"Ves, ves, ahora" - agarro la cuchara - "revolves despacito, ves, ves, entonces el azúcar se mezcla con el café, así, despacito, despacito_"
Y yo tenia que poner la misma cara idiota de sorpresa de todos los días, en un principio fue un poco divertido, quiero decir, amaba ponerle azúcar a el café, lo consideraba un arte, pero al cabo de una semana ya no lo era, uno quería evitarlo, esconderse, pero el estaba sentado en la barra y cuando caías a pedir algo o pagas la cuenta, te agarraba "así ves, despacito, despacito ves, ves_" estaba con ese rollo unos diez minutos, era tiempo muerto, irrecuperable, desperdiciado, pero era feo joder a un viejo echo pedazos, por esta razón me quedaba día tras día tras día, con la misma cara de "idiota-sorprendido-embellecido" de el primer día.
Pero no, no era divertido, no lo era para nada.
En fin, concluyo el acto con un "¡Shssssssssssssssssgg!" sonido odioso de viejo tomando café, de labios muertos y fríos y rasposos y tristes.
"Bueno, muy interesante lo suyo León, todo un arte, si señor, un artista del café, me voy a jugar pool"
"Chagracias che, jajaja, que chico este, ja, ja, ja_"
Pobre orgullo marchito, pobres logros ínfimos, ¿Valían mis diez minutos perdidos y negados? no lo se, me fui, atrás, lejos de los viejos, lejos de todo ese olor a muerte y porno-arrugas de asilo clausurado.
Jugué un rato mas, era horrible en eso, embocar una bola era solo una casualidad, era horrible en casi todo lo que hacia y en lo que era bueno no me daba de comer.
Me senté, encendí un cigarrillo, los viejos gritaban, estaban excitados, se tocaban la entrepierna aunque dudo que algo funcionara allá abajo. Uno de ellos se paro y se fue a la punta del bar, se bajo los pantalones y meo y acabo al mismo tiempo, el dueño del bar se paro, llego hasta el y lo sacudió contra la pared, le hundió la cabeza en sus fluidos y de una patada en el culo lo saco del bar, bien por el viejo milagreando, bien por el dueño del bar interceptando, bien por las chicas en la tele cumpliendo su trabajo.
Yo estaba jodido, yo no tenia un lugar ni un acto en el mundo, yo no tenia dinero, ni trabajo, ni cerveza y mis dotes para el pool eran deplorables.
El gran escritor, el artista, el músico, el plástico, el vanguardista, el idiota hundido en fracasos y viejos libidinosos.
Sin dotes para el pool, sin dotes para sobrevivir, sin dotes para lograrlo.
Y la pensión y el bar, todo dinero a pagar, deudas, miedo a dormir en cajas de cartón y oler mal, miedo a las cucarachas, miedo a el espejo, miedo a las llamadas de larga distancia, sin respuestas, sin tocar base, sin dinero para comunicarme y pedir dinero para comunicarme.
Y pedí otra, no tenia como pagar la cuenta, no tenia como pagar nada, me la trajo igual, bobo, bobo, inocente, gracias Dios mío, gracias, por los que creen en sueños de lotería y chicas rubias esperando en la bañera, ja, ja, ja, ja, el infame, romántico, vas ganando puntos, tantos para el chico piola, ja, ja, pobre mi alma intoxicada de subtes y comida chatarra, pobre el dueño del bar esperando cobrar su cuenta, pobre la cerveza bebida por un perdedor como yo, pobres las rubias tetonas cogiendo en la tele una y otra ves para excitar a los viejos en el bar, pobres los viejos excitados en los últimos días, estrellas porno frustradas, sin elementos, semen seco y verdoso, arrugas, ojeras, pobres todos en la calesita infesta del mundo sin alcanzar la sortija de Dios.
Mire la tele, las chicas no estaban, los viejos si, el televisor con el noticiero mudo y mudo yo y el mundo, silencio y la conciencia asfixiando la fe y la fe negada a realizar excepciones, al menos conmigo, al menos por hoy.
Las 5:30 de la madrugada, aun en el bar de aquel japonés, Zambon, si, así se llamaba, El Zambon.
No lo entendía, al nombre quiero decir, Zambon, no tenia ninguna relación con nada.
Igual no importaba, mi nombre tampoco lo tenia y sin embargo yo lo tenia, el nombre, esta claro, ¿No?
Me fui, demasiadas incoherencias, demasiado de yo contra yo.
Del bar a la pensión (de la cama al living jajaja) poco trecho, llegue rápido, entre a mi cuarto, las cucarachas huyeron cuando prendí la luz, ellas buscan migajas, yo también.
Me senté en el balcón, prendí una colilla resucitada mal, "tengo que buscar trabajo", me dije, el humo me tajeo la garganta, era ahora o nunca, me obligue a levantarme, me aleje del balcón, la vista allí era una mierda pero entretenida, en el edificio de enfrente una mina hacia boxeo con su marido todas las noches, nadie hacia sonar la campana, yo aposté a la chica y gane, cuando podía brindaba por mi elección, en eso era bueno, sabia quien ganaba.
Ganaba nadie.
Cerré con llave, baje por las escaleras y escuche la radio evangelista en la pieza del tipo de abajo, todos los días decía lo mismo:
"¡¡JESÚS OS SALVARA HERMANOS!! ¡¡ABRASEN A JESÚS!! ¡¡RECÍBANLO!! ¡¡ABRAN SUS CORAZONES Y LA PAZ Y LA GLORIA DIVINA ESTARÁ CON USTEDES HERMANOS Y HERMANAS!! ¡¡JESÚS OS SALVARA HERMANOS!!
¡¡JESÚS ES LA RESPUESTA!!"
El problema es si Jesús quería venir o vernos, nosotros lo matamos y lo defraudamos, mierda, no lo creo realmente no lo creo, estábamos todos jodidos y condenados en un desierto de sueños frustrados y cucarachas audaces.
Estaba en la calle de nuevo, gente yendo al trabajo, caras feas, deben odiar los espejos, pobres los espejos, 7 años de mala suerte y yo he roto 3, mierda, 21 años de mala leche. Divagaciones, divagaciones, hablando solo a las 6:00 de la mañana, "chico de pueblo muere mientras conversaba con sus zapatos", ¡Shsssss! ¡Basta!
Llegue al puesto de diarios, el quiosquero estaba hablando con una vieja de mierda, me quede al margen, hoy no, nada de charlas vacías, nada de:
"De donde es usted, lo conozco de Hmmmmmmm., ¡Ha siiiiii del colectivo! ¡Hay sos músico y tan caballero! ¿Pink Floyd? no, no me suena el nombre pero a mi me mata Luis Miguel, es tan lindo y educado ¡ va a bailar!, que aburrido es usted, ¿Trabaja? ¿No? ¿¡NO!?"
La conocía, o sea, no el nombre, tomaba el mismo colectivo de vuelta que yo, hija de puta fea, histérica, y gorda.
Nada mas había que mirar las marcas en su cuerpo y en su ojos, decían "Peligro alto voltaje" "Seda el paso" "Silencio hospital" y otras cosas por el estilo.
Y todas las tardes de lunes a viernes a las 19:15 horas era el combate.
Venia yo sentado en la ultima fila, echo mierda de sueño y arto de las tareas repetitivas e insulsas que tenia que hacer (En el trabajo, es obvio ¿No?) y ella subía moviendo el culo, empujando, ojitos de rata sobrealimentada intentando divisar un asiento libre que, NO HABÍA OK, pero igual, buscaba y buscaba y ¡BUSCABA!
Era un acto, yo lo sabia, ella lo sabia, no tenia gracia, no había publico ni fans esperando por autógrafos o un mechón de pelos.
Diez minutos después llegaba al final del colectivo, yo hacia lo mío, miraba hacia el costado, "Estoy dormido, dormido, dormido" mentiritas de salón y ella vociferando, "¡Es que no hay ningún caballero en este colectivo!" "¡Todos han perdido los modales!" "¡¡QUE LES PASA A LOS HOMBRES QUE NO LE SEDEN SU LUGAR A UNA DAMA!!"
Y aguantaba un rato, después ella solo realizaba los discursos para mi y yo soy debil, sentía a todos mirándome, avergonzados de que estuviera en el mismo colectivo que ellos, eso si, nadie movía el culo de su asiento.
Quince minutos, veinte, no paraba, era una mosca, era un dolor de mulas, era demasiado y yo caía.
"Disculpe señora, estaba dormido, ¿Quiere tomar mi asiento?"
Y ella:
"Hay no, no, que pensaría usted, tiene cara de cansado, disculpe si lo desperté, disculpe, no se moleste siga durmiendo, disculpe"
Y Yo:
"No, no, no es ninguna molestia, por favor faltaba mas, siéntese, tome, tome"
Y ella:
"No, nooooo, por favor caballero, no, no_"
Y yo levantándome, buscando el pasa manos como un flan a media cocción:
"Tome, tome, por favor, es lo correcto, tome"
Y ella con los ojos de rata gorda, apestosa, sudada, falsa, falsa, falsa:
"Pero no, no, por favor, no podría, usted es un muchachito tan gentil, pero no, no_"
Y otra ves estaba yo viajando de parado, otro viaje de una hora con los pies a la miseria y ella diciendo que no, que no tenia nada que ver y posando su culo envidiosos en MI asiento y los demás en el colectivo respirando aliviados, durmiendo relajados, todos eran inocentes hijos de puta, tranquilos porque la vieja conchuda y despiadada se callo, durmiendo mientras yo me disecaba como un chorizo colgado en la carnicería, perros, ratas, gusanos come mierda.
Les deseaba lo peor a todos, pero a nadie le importaba, claro, el que iba parado era yo,
y por mas que cambiara de colectivo o de lugar dentro del mismo, ella siempre me cazaba.
Yo debía ser la presa mas pelotuda del mundo, porque ella no podía ser demasiado inteligente, insistente si, pero nada mas, yo era el idiota, yo terminaba parado y ella a los cinco minutos dormía y babeaba como la gorda fofa y pajera que era.
Por eso no quería charlas vacías con esa señora.
En fin, me quede al costado del puesto, lejos de ella, espere un buen rato mientras hablaban, cuando vi el culo de la vieja irse me acerque.
"Hola, tiene el Clarín"
"Si"
"Me lo presta para ver si salio algo de laburo"
"No"
"Escúcheme jefe, es un minuto, si encuentro algo lo anoto y me voy"
"Disculpa pero ¿Ves en algún parte un cartel que diga venta de diarios y PRÉSTAMOS"
"Lo leo un segundo y se lo pago mañana aunque no lo lleve"
Se quedo flotando en ese banquito, era muy temprano, quería desperezarse apurándome a mi, a mi, ¡A MI! ¡A PAPÁ!
"La guíta ahora o no hay diario, es fácil y simple y si no te gusta raja pibe"
No tenia sentido, discutir por un diario que como mucha satisfacción me daría algún otro trabajo horrible y aburrido, no lo valía, ni eso ni el quiosquero conchudo ese.
Lo mire por un instante, le robe el poco brillo de sus ojos casi sin querer, yo era groso el quiosquero mierda, yo era el artista, el duro, el indomable, el jodido re-jodido y tenia algunos discursos para situaciones como aquellas, no muchos pero si algunos.
Utilice el numero 16 de mi lista de favoritos y le dije:
"Mira, porque no enrollas el diario - hable tranquilo, no necesitaba ningún miliquito pidiéndome documentos o algo así - y te lo metes de a poco en la puerta del ojete, viejo hijo de puta de mierda"
Se levanto del banquito en el que flotaba como para decir algo, pero el era petiso y feo y viejo y yo todavía no, ni siquiera soñaba con la panza que cargo hoy en día.
Se planteo la situación de manera hipotética en su minúsculo y arrugado cerebrito y volvió a sentarse. Intento decir algo desde allí abajo pero fueron murmullos pavos, los ignore, pegue media vuelta y me fui.
Me sentí bien, estaba amaneciendo y no tenia ningún horario que cumplir, no era viejo ni quiosquero, ni gordo, la vida seguía siendo vida y tenía todo el día para dormir y recuperar fuerzas.
En la entrada de la pensión me cruce con León que salía del bar, dijo algo sin importancia y yo respondí de la misma manera, entre, me saque los zapatos y me tire en la cama, comencé a mirar el techo, las mismas manchas de humedad cambiando, mutando, consolándome.
Vi un conejo sin patas, vi a Daredevil en posición de combate, vi un samurai con sombrero de payaso, vi ojos chicos y ojos monstruosos y vi el ojo del sol entrando por la única ventana de aquel cuarto.
Afuera la gente conversaba y taconeaba, camino al trabajo o la muerte, yo era consiente de todo aunque no por ello un elegido, también estaba muriendo en aquel cuarto o por lo menos parte de mi.
El reloj seguía secuestrando minutos, 7:00 de la mañana, 8:00 de la mañana, nada que hacer, no podía conciliar el sueño, ¡Dios mío! ¡Ni siquiera esto puedo lograr!
Me quede quieto, se me durmió la pierna y el brazo pero yo, yo despierto gracias, golpes en la puerta, "¡Quien es! ¡Quien es!" tres golpes mas, mierda, mierda, mierda.
Me levanto, abro la puerta, no hay nadie.
Miro hacia abajo y encuentro una carta, era la dueña de la pensión, me daba 24 horas para desocupar he irme, tenia una caligrafía hermosa aunque el mensaje estaba cargado de odio.
Pensé en algún excusa, no daba, había agotado el repertorio de eso, volví a la cama, seguí sin poder dormir, salí al balcón, día agitado para casi todos, me canse con solo verlos, me dio mas sueño, me senté allí, comencé a dormirme.
"¡TON! ¡TON! ¡TON!" golpes en la puerta de nuevo, vieja hija de puta , no me moleste en pararme, se me cerraban los ojos, vi el bretel de un sueño, estaba llegando.
"¡TON! ¡TON! ¡TON!" de nuevo y yo durmiéndome en el balcón, saliendo y entrando del país de los sueños, de pronto, por debajo de la puerta, otra carta.
Llegue hasta ella, la abrí, seguramente la misma queja con mas odio, pero no, era de mi vieja y ¡Milagro! ¡Milagro! contenía algo de dinero dentro.
Casi lloro, casi me tiro por el balcón, casi me voy a tomar Fernet con Luca en el cielo.
¡DINERO! ¡GUITA! ¡PLATA! ¡¡PLATAAA!!
De nuevo en la cama, cuando despertara sorprendería a la dueña con toda la quincena paga, aun tenia tiempo, aun no estaba perdido, aun se podía hacer.
Volví con las manchas de humedad y vi ojos y mas ojos pero todos insinuaban sonrisas, no estaba solo.

Milagros vencidos.

by

Arnaldo Sejas

Dos prostitutas brasileras tomando sol en la terraza me pidieron que me quedara,
No tenían problemas en mostrar sus tetas desnudas.
(Inyectadas en silicona eran algo raro de ver)
Yo no quería problemas con ninguna, chicas por dinero es un juego caro y dura poco.
Estaba buscando mi momento de paz, necesitaba sentirme sólo, no era mi mejor día.
Había perdido todo el sueldo en el bar de enfrente y tenia hambre, podía sacara a cuenta pero aun no me decidía por como empezar con eso, prendí un cigarrillo y me senté mirando el cielo cargado de smog, odiaba el corazón cancerigeno de esa ciudad y esa ciudad me odiaba a mi.
Un chico de pueblo intentando mantener la cordura, subiendo de un subte a otro y durmiendo en los colectivos y chicas que huyen de las miradas y te corren a empujones de todos lados y empleos despreciables con jefes más despreciables aun.
No era una tarea fácil, necesitaba estar sólo en esa terraza fumando el último Marlboro estrujado y no escuchar voces ni autos ni insultos.
Lo estaba logrando, estaba aterrizando en mi mundo pacifico cuando ellas decidieron que tal ves era buena idea hablar con ese chico que fumaba y escondía los ojos detrás de unos anteojos de sol rayados.
Levantarme se me hacia un acto muy lejano, tenia las piernas destrozadas de cansancio (mi nuevo ex empleo había sido poner planchas de durlok, 8 horas subido en una escalera y el yeso en mi cara, asfixiando, riendo, molestando y el Shuiiiiiiiiiiiik, Shuiiiiiiiiiiiik, Shuiiiiiiiiiiiik, de la agujereadora perforándome los tímpanos) las vi llegar, una morocha y la otra rubia (teñida por alguien que la odiaba mal) eran todo tetas infladas y sonrisas de hiena, pensé que en realidad era un momento bastante excitante pero en mi mente solo lo sentía como algo grotesco, bizarro, un capitulo de Batman de los 60, demasiado de todo para demasiado poco.
La rubia se inclino para estar a la altura de mi cara y cubrió mi campo visual con esas dos cosas colgando debajo de su mentón, más allá se veían las piernas, pero era difícil tomarlas en cuenta con tanto en frente.
Lo debe haber notado por que chasqueo los dedos antes de hablar.
"¿Hola, tene un igarrilo?" era bastante difícil entenderle, supongo que en su oficio hablar no era una prioridad, moví la mano con el Marlboro a medio fumar y le hice señas de que era el ultimo.
La morocha que estaba atrás (en realidad eso lo supongo ya que estaba otra vez hipnotizado por esas tetas descomunales y deformes) soltó una risa que sonó a grito, me asusto bastante como para que se me cayera el cigarrillo, putie por lo bajo y cuando lo fui a agarrar la rubia giró y me dio un tetaso, estiro la mano y se lo llevo a los labios.
"¡He que es el ultimo!" dije yo mientras me limpiaba la cara, esas tetas debían tener al menos un litro de bronceador cada una.
La rubia abrazo a la morocha y le paso el cigarrillo, me miraban fijo y con media sonrisa, brillaban y me tapaban el sol, ¿que mierda estaba pasando ahí?, esas boludas se estaban fumando mi ultimo cigarrillo y encima se reían, era demasiado.
"No entienden que no tengo guita y ese es mi ultimo cigarrillo"

Me levante despacio, no quería que mis piernas fallaran, lo único que me faltaba era terminar en el suelo con dos brasileras chorreando bronceador y riéndose de mi estúpida suerte.
"Era broma garoto, no te enojes"
Pero la rubia tiro el cigarrillo fuera de la terraza (la mente es extraña a pesar de lo molesto que estaba pensé "pobre el infeliz al que le caiga esa colilla en la cabeza")
"Que mierda haces" todavía no estaba gritando pero faltaba poco, instintivamente me asome por un costado de la terraza, obviamente no había nada que rescatar, me dio vértigo y me maree, vi puntitos blancos y sentí que iba a caer, no me asuste, pensé que tendría su lógica, en algún universo paralelo yo debía estar bien, sin ninguna brasilera que tirara mis cigarrillos o me embadurnara de bronceador con olor a coco.
Me agarre de la baranda, cerré los ojos y espere a que desparecieran los puntitos y el mareó, después retrocedí, finalmente me quedaría en este universo, volví a donde estaban ellas.
Reían como estúpidas y parecía que se derretían, la morocha se metió la mano al bolsillo de sus bermudas de jean y saco un atado de cigarrillos, la rubia seguía con su "JA, JA, AGGGRR, JA, JA, AGGGRR" creí que se iba a ahogar en su pelotudes y su silicona barata.
"Tome, agarra uno, era broma, era broma"
Manoteé el atado y agarre uno, no valía la pena pedirles explicaciones, en Brasil debían ser chicas o muy graciosas o muy boludas.
La rubia que se estaba calmando me ofreció fuego, tenia un zippo muy bonito, encendí el cigarrillo y le pegue una pitada larga, tuve ganas de tirar el encendedor a la mierda a ver si eso le causaba gracia pero se lo devolví, no tenia ganas de enfrentarme a cuatro tetas de ese tamaño, no podía vislumbrar cual seria el desenlace.
"Como voce e llama"
No recuerdo si les dije mi nombre o invente alguno, en esa pensión todo el mundo quería echar a todo el mundo y yo y mis amigos habíamos llegado hacia poco, no era momento de perder la cama, por lo menos todavía.
Hablaron entre ellas en susurros, parecían dos nenas planeando algo contra el chico feo del colegio, la morocha saco una bolsita y le dio plata a la rubia que se estaba poniendo la remera.
"¿Queres tome un cervecinia?"
En realidad quería estar sólo y recuperarme de la resaca, aclarar mi mente, pero parece que una parte de mi opinaba lo contrario y le dijo que si.
¡Mierda!, ya ni mi cabeza me hacia caso, ¿adonde iba mi vida si ni siquiera podía decirle que no a un par de brasileras súper desarrolladas? ¿Cómo mierda termine acá, con cucarachas, prostitutas y viejos que escuchan la radio evangelista a las 5:00 de la mañana?
¿Quién era yo? ¡¿Qué era?!
La rubia se fue y la morocha se sentó y comenzó a armar un porro, yo seguía preguntándome cosas que aun hoy no me puedo responder.
Me toco la pierna y dijo algo así como que me sentara con ella, lo hice aunque no tanto por ella como por mi, estaba muy cansado y apague mi mente.
Prendió el porro y pito fuerte, se le inflaron los cachetes y la cara se mimetismo con sus tetas, no pude aguantar y empecé a reír.

Ella me miro, tosió y me largo todo el humo en la cara.
"¿De que se ríe voce?"
"Nada, nada" dije ahogado por el humo y la risa.
"Queres un poquitu"
"No, no gracias"
Yo era un tipo de cerveza y whisky, tuve mi época de drogas pero no fue muy fructífera, nunca me sirvió para mucho más que reír como un bobo y bajarme la presión, no grabe Sargent Peppers ni nada, un día me dio taquicardia y dije: "esto ya no es divertido", lo intente un par de veces más pero paso lo mismo, me quede con la cerveza y el whisky, hasta ahora me habían sido fiel.
Le pedí otro cigarrillo y ella me dejo el atado, nos quedamos en silencio y comencé a calmarme de nuevo, viajando hacia mi mundo de tranquilidad, aclarando las ideas, hasta que llego la rubia.
"¡¡Llego a cerveciniaaa!! ¡¡Llego a cerveciniaaa!!"
Gritaba como una condenada, con voz finita y aguosa, casi logra que se me caiga el cigarrillo de nuevo, traía un par de botellas de cerveza y tenia los ojos rojos, debía haber fumado algo antes de subir, se saco la remera y se sentó al lado mío.
Estaba rodeado por dos brasileras dopadas y zarpadas de silicona, todo olía a coco y marihuana, era una situación rara, como estar en una película porno de bajo presupuesto y ser el chico que les maquilla las tetas, no me consideraban un peligro y en realidad tenían razón, yo estaba arruinado, poco podía hacer más allá de sentirme sorprendido.
Abrieron las cervezas con una navaja y la sirvieron en vasos de plástico, a la morocha se le rebalso y se limpio con mi pantalón, la mire y ella hizo media sonrisa, le faltaba un diente y no fue sexy en absoluto, hablaban lento, rápido, cortado, gritando y susurrando, yo estaba en el medio de ellas dos y cuando una no escuchaba a la otra pasaban medio cuerpo sobre mi dejando caer una teta en mi mentón.
De vez en cuando me preguntaban algo y les respondía cualquier cosa, no les entendía antes, ahora que estaban dopadas y medio en pedo era simplemente imposible saber que decían o preguntaban, lo bueno es que ellas tampoco me entendían a mi, lo se porque me preguntaron algo así como
"Cu voce trabaaja tu"
y les dije:
"Exporto brasileras pelotudas a la india"
Y la rubia muy seria, asintió con la cabeza y continúo hablando con la otra.
Estuvimos un par de horas tirados ahí, la morocha se paro, le dijo algo a la rubia y se fue.
Me empezó a hablar y a señalar algo que yo no veía, me serví lo último que quedaba de cerveza y la escuche sin escuchar.
Cuando termino de contar (lo que sea que me contó) reviso los dos envases y se dio cuenta que no había más, "mierda" me dije, ahora me iba pedir el mío y ya no podría tomar más, quien sabe donde carajo había estado esa boca.
Debo decir que en realidad no es muy propio de mi ese tipo de reacciones, he besado a mujeres en situaciones por demás desagradables pero estas dos tenían algo que iba más allá, una especie de cosa venenosa en la piel y una maldad corrosiva en los ojos, como dos víboras esperando para atacar.
No espere a que me lo pidiera, le di el vaso y ella sonrió, por lo menos tenia todos los dientes.
Mato el vaso de un sólo saque pero no trago la cerveza, la mantuvo ahí un rato, yo busque los cigarrillos sin prestarle atención, cosas mas raras he visto (y he hecho) cuando de repente una mano me agarro la cara y vi sus labios acercarse a toda velocidad, me beso y dejo correr toda la cerveza en mi boca.
No fue nada divertido, me ahogue y tosí y escupí, ella empezó de nuevo con lo de "JA, JA, AGGGRR, JA, JA, AGGGRR" y tenia ganas de tirarla de la terraza. Me abrazo y se toco una teta, creo que se disculpo, aunque no le entendí bien, después me volvió a besar y esa vez fue mas agradable aunque no mucho, no era lo que necesitaba, ni querían, y estaba muy lejos de ser algo que buscara, yo ya había tenido bastante de mujeres, besos fríos y polvos bobos, yo quería mi momento de paz, pero cada vez lo veía más lejano, como un sueño dentro de otro sueño.
Entonces apareció la morocha de nuevo, miro a la rubia que me estaba abrazando se agacho y sonrió, le toco una teta pero sin placer, soltaron una risita y la morocha me beso, sentí en su aliento marihuana y cerveza y Dios sabe que más, me puso una teta en la cara y la sacudió, creí que toda esa silicona iba a estallar en mis ojos, me agarro la cabeza y me apretó contra sus tetas, eso fue algo más divertido.
Después se sentó junto a la rubia y se besaron, no se como lo hacían, quiero decir, tanta teta chocando una contra otra, costumbre y experiencia supongo.
Me invitaron a venir a su cuarto, dije que si, aunque sabia que no iba a ningún lado, se pararon y quede debajo de ellas.
Era una imagen celestial, una rubia y una morocha con sus tetas goteando como un racimo de uvas, abrazadas, comiéndose al mundo con culos y besos muertos.
Dios salve a todos los hombres solitarios o defraudados de sus vidas que compran su mercadería.
Ellas eran como dos leonas en la selva, esquivas y calculadoras, son todo el oportunismo del mundo en tetas siliconadas por demás y yo esperaba lo que vendría a continuación.
Sabían que no tenia lo que querían, lo supieron desde el principio, pero se jugaron de todas maneras, un milagro de vez en cuando a todos nos pasa, pero este no era el caso, yo era el tipo equivocado, el milagro estaba vencido y ellas habían gastado un poco en mi y yo no podía gastar nada en nadie.
La rubia fue la que hablo y ahora si se le entendió perfecto.
"Te va a salir $50 pesos cada una garoto y si queres un completo van ser $20 más"
La morocha había dejado de reír y me miraba midiéndome, esperaba que mi mano fuera a los bolsillos, esperaba que me levantara como un resorte, babeando y gesticulando... esperaba en vano.
Intente agarrar un cigarrillo más antes de decirles que se olvidaran del asunto pero la morocha ya había entendido todo y llego antes, sin ninguna señal de borrachera ni nada.
Había sido un acto de salón, un negocio casual que termino mal.
No esperaron mi respuesta se pusieron la remera y se fueron, la rubia antes de desaparecer por la escalera me bendijo con un insulto en brasilero (los insultos se captan en cualquier idioma) y yo encontré un cigarrillo solitario y anónimo como esperándome.
Lo prendí, me senté en el balcón, me calme, cerré los ojos y me fui hacia ese mundo de paz. Sólo yo con mi mente en blanco y el viento en la cara arrasando todas mis fobias terrenales. Mi solitario mundo de paz, mi momento de gloria, mi nada absoluta cubriéndome por completo.
Tal vez no estaba todo perdido, todavía estaba vivo, todavía la gente pensaba que podía tener dinero.
Me quede ahí sólo unos minutos más, después baje y nos fuimos a comer con mis amigos, tenia una buena historia para contar
A ellas las vi un par de veces más, pero no dijeron nada ni lo volvieron a intentar, aprendían rápido, unas semanas después nos echaron de esa pensión, la dueña nos dijo que habían tenido quejas sobre nosotros, yo pregunte "¿Quién?! Ella señalo la puerta de las brasileras y dijo:
"Dicen que ustedes las intentaron violar y robarles"

Cargué mis cosas en una caja y nos fuimos, no me moleste en explicarle nada a esa vieja que pensaba que las pobres chicas brasileras habían sido ultrajadas por unos tipos de mierda como yo y mis amigos.
Supongo que aun deben estar ahí, tiradas al sol en la terraza con las tetas a punto de estallar, esperando tomar revancha, esperando a la próxima victima, esperando en vano.
No siempre se gana y aquel día no hubo milagros de pobres,
ni para ellas
ni para mí.

Firmado, sellado y aprobado.

by

Arnaldo Sejas

Estaba yo sentado en aquel hall de espera, mirando los cuadros que me resultaban insulsos y deprimentes. Escuchaba las voces en el consultorio que rebotaban en las paredes Pensé "que clase de locos estarán adentro" Agarre una revista, estaban los ricos mostrando sus casas. "Gente de pijas chicas, necesitan casas grandes" me había dicho un amigo. Me entretuve con eso hasta que se abrió la puerta. Salio una nena de unos ocho años y su madre gorda y despeinada detrás. La nena lloraba y la madre la llevaba de la mano como si la vida se le fuera en ello. Pasaron junto a mi y salieron a la calle el sol todavía brillaba y yo me sentí peor. Vi un poco de aquel consultorio, había luz tenue, se me antojo enfermiza, me hizo sentir con fiebre, pensé "esto no es una buena idea" La voz salio de allí con el mismo eco de las anteriores, dijo: "Por favor, pasa y cerrá la puerta" y aunque no quería lo hice. Me senté en una silla enfrente a ella, un escritorio recargado de fotos nos se!
paraba. Los portarretratos tiraban reflejos justo en mi cara, era mortificante y me distraía. No creo que allá sido casual, ella sonreía pero no me transmitía ninguna sensación en absoluto. Era como los cuadros y las revistas, una cosa pintada y establecida, algo reglamentario, muy social y neutral. Me dijo que me calmara y comenzó con las preguntas, no me mando a ningún sofá tipo cama ni nada, todo sucedió allí, yo en mi silla y ella en su sillón y los reflejos jodiendo y su voz rebotando.

"¿Porque peleaste con ese chico?" "¿Lo odias o odias a alguien de tu familia?" "¿Fue una manera de descargarte, de transmitir tu frustración?" "¿Tenes sentimientos agresivos y violentos contra los maestros?" "¿Porque escribís esas cosas taaaaaaaaan tristes?" (Quiso ser divertida con esta) "¿No te gusta la escuela?" "Me dijo tu profesor que dormís en su clase, ¿No podes dormir en tu casa?" "¿Los pantalones rotos significan algo?" "¿Dibujas cosa feas y oscuras por algo que pasa en tu casa y esa es tu vía de escape?" "¿Te drogas?" "¿Tomas alcohol?" "¿Te gustan las chicas?" "¿Te gustan los chicos?" "¿Sos virgen?" "¿Sos gay?" "¿Te tocaron?" "¿Te pegaron?" "¿No te escuchan?"

Yo respondía despacio y pausado, no me gustaba ese lugar y pensé que si la mandaba a la mierda estaría más tiempo y habría mas preguntas. Decía "Si" y "No" y de tanto en tanto algún "Tal ves", estaba seguro que en realidad no importaba mucho lo que dijera, ella ya tenia su imagen de mi, las preguntas eran rutina, supongo que su vida también.
Nunca habían abusado de mi, ni mis padre ni nadie, pero ella volvía sobre ese punto y se ponía aburrida.
Le dije "Nunca nadie me hizo nada de todo eso, por favor deje de preguntarlo, es muy desagradable" Pero continuo y continuo, tenia imaginación y era muy explicativa.
Cuando finalmente se dio cuenta que no servia de nada empezó con lo de "Te gustan las chicas o los chicos" y después "Pero estas más tiempo con los chicos ¿no? ¿no? ¡¿no?!" y volvía a decirle que en realidad me daba lo mismo estar con los chicos o con las chicas, no era muy bueno en eso de ser sociable, pero no lo entendía.

"¿Te gustan las chicas?" "¿Te gustan los chicos?" "¿Sos virgen?" "¿Sos gay?"

Realmente era demasiado, decidí arriesgarme y responderle a lo Arnaldo, el de verdad, el que a ella no le interesaba:
"¡¡ME GUSTA COGER CON CHICAS, HE COGIDO CON CHICAS Y A ELLAS LES GUSTA, LES GUSTA QUE SE LA META, ENTIENDE!! ¡¡¡ENTIENDE MAL COGIDA DE MIERDA!!! ¡¡¡¡ENTIENDE, NO SOY GAY, NO ME PEGARON, ME GUSTAN LAS MINAS, ME GUSTAN MIS PANTALONES ROTOS, ME GUSTAN MIS DIBUJOS Y ME GUSTA ESCRIBIR PORQUE SIMPLEMENTE ME GUSTA!!!! ¡¡¡¡ENTENDES AHORA!!!! ¡¡¡¡ENTENDEEEEEES!!!
Pero no lo hice, no tenia el valor para arriesgarme a visitar un loquero.
Me imagine babeando y con pantuflas de papel por los pasillos de algún hospital.
Cuando mire me di cuenta que me había quedado callado bastante tiempo, lo suficiente para que en la mirada de ella apareciera la duda y la desconfianza. Corto el nexo y bajo la vista. Anoto algo en una libretita, tal vez
"Chico idiota con serios problemas de comunicación, tal ves virgen o puto o algo así"
Levanto la vista y mostró esa sonrisa muerta, como de cartel de hotel barato. Volvió a anotar algo en esa libreta y se levanto. Salio del consultorio y me dejo solo, me temblaban las manos y tenia ganas de vomitar.
Todo esta mierda por cagarme a trompadas con un pendejo boludo y el estaría ahora tranquilo en su casa, comiendo tostadas frente a la tele. No se cuanto tiempo paso, sentía que fueron horas y horas (aunque debían haber sido diez minutos, el miedo estira el tiempo) hasta que ella volvió.
Trajo una carpeta y saco varios dibujos. Me los mostró de a uno y yo debía decir que veía. Eran dibujos de mierda y en blanco y negro, pensé que el artista no se había esmerado demasiado. "Veo dos tipos golpeándose" Ella dijo: "Mhmmm, interesante" Pero de interesante no tenia ni mierda.
Y continuamos hasta que no hubo más dibujos. volvió a anotar en la libretita, volvió a sonreír, volví a sentir fiebre. "En realidad...mhmmm...bueno, a ver...si...esta bien...si...mhmmm...bueno" Hablaba para ella, se mantuvo así un rato pasando de la libreta a una carpeta, comparando y anotando. No se como ni en que momento puso su mano sobre la mía, me miro fijo y mostró dientes manchados de tabaco.
No era fea, tendría 40 años, pero cuando sonreía estropeaba todo. Debo admitir, me dio un poco de miedo, no decía nada y me miraba fijo, todos esos dientes, amarillos, carroñeros. "No te preocupes, esta todo bien, sos un chico normal, un poquito antisocial pero nada mas, evita las peleas y la violencia y cualquier cosa me venís a ver ¿Si?"
Casi me caigo de la silla, casi grito, casi digo "PSICÓPATA HIJA DE PUTA, TODO ESTO, TANTA TORTURA SOLO PARA DECIRME QUE SOY NORMAL"
En realidad lo de que soy normal no se bien si fue bueno o malo.
Normal como los tipos que solo quieren llegar a su trabajo y si te ven tirado te patean.
Normal como los policías que matan de día y duermen de noche. Normal como un tipo en una fabrica volviéndose loco.
Normal como los viejos que vivían amargados y resentidos.
Normal como un almacenero. Como un enfermero. Como el enterrador. Como un abogado.
¿como que?
Pero en realidad no importaba, ella se levanto para darme la mano y despedirme, ya no mostró la sonrisa, el trabajo estaba echo, yo era normal, sólo había sido una falsa alarma, el chico era normal.
Ahora podía reincorporarme a la sociedad, entre los cuerdos y los buenos,
yo era normal, no importaba lo que dijera, hiciera, escribiera o con quien cogiera, era N-O-R-M-A-L, firmado, sellado y aprobado. pensé en todos los muertos por negligencias y guerras, pensé en todos los chicos violados o mutilados por los normales y buenos viejos de las plazas. pensé en médicos llegando ebrios, pensé en jueces y cámaras de gas, pensé en Galtieri, pensé en tipos comiendo de la basura, pensé en niños con las panzas hinchadas. Llegue a la calle y salí muy rápido, tenia 16 años, tenia algo que ver en la tele, tenia un millón de chicas en la cabeza, tenia que saber el nuevo hit, tenia mucho que hacer, pero principalmente, tenia que parecer normal.

www.sunsetmuseek.com

by

Arnaldo Sejas

3repe pepe
wiripe pipi
saca saca
uno no
no pero si
se lo commo to
ton ton

monta pa mi
uno si
si si
si si
encima de mi
kon la mia