The Web Poetry Corner
DreamMachineThe Web Poetry Corner is a Dream Machine Site
The Dream Machine --- The Imagination of the World Wide Web
Google

The Web Poetry Corner

Diego De La Rosa

of

Valencia, Spain

Home Authors Alphabetically Authors Date Submitted Authors Country Submission Rules Feedback



If you have comments or suggestions for Diego De La Rosa, you can contact this author at:
diego@sieturia.com (Diego De La Rosa)


Find a book store near you, no matter where you are located in the U.S.A.!


Cerzan

...the best independent ISP in the Twin Cities

Gypsy's Photo Gallery


El engaño

by

Diego De La Rosa

Un reflejo en la sombra de tus ojos desmaquillaron
la noche en que fui descubriendo tu aliento.

Una sola gota de llanto anuda mis recuerdos
como un solo relámpago mina el horizonte.

Henchido de nostalgia por un instante amargo
he olvidado la vida y la familia por momentos.

He rociado mi sien de pensamientos fúnebres
donde anida el volumen del recuerdo doloroso.

A veces recuerdo las extensiones de tus palabras,
transpiraban en mi piel desde tu boca dividida
como en un valle el eco de una voz encarcelada.

En el recodo del desaliento penetro inconsolablemente
como en un pasadizo subterráneo lleno de escombros.

Una sola gota de llanto anuda mis recuerdos,
solamente una gota.


DESAMOR EN ALTA MAR

by

Diego De La Rosa

Mi alma resuena como una campana en agua,
herida entre las olas del mundo
y mi triste ausencia duerme en lo oscuro
como un cóncavo navío devuelto a su mar.

Mi conciencia llena de peces egipcios
combate contra las sales minerales
y surca la soledad nadando,
circulando como un naufrago herido
en lágrimas de sal y espuma.

Esta noche no puedo disfrazar las gotas galopantes
ni ahuyentar las fantasmas oceánicos
que encallan mis dudas quejumbrosas
porque esta noche de profundidades
han clavado en mi pecho dátiles marinos.

Mirada de amor ausente

by

Diego De La Rosa

En la extensión de tu ausencia
fui anidando en los espacios náufragos,
sin respuestas, con visiones infinitas,
con un espejismo entre mis párpados.

Fui buscando la esencia lejana de tu mirada
a todas horas, ansia de ti, anhelo escabroso
que atravesó mis párpados derrotados.

Se encharcaron los contornos del recuerdo,
en la lluvia, en el relámpago del amor.

Se fueron resquebrajando las pupilas
con el llanto y el adiós.

Cuanta leyenda reside en los ojos
invadidos por el horizonte del dolor.

Tus ojos cayeron en ti, hacia dentro,
con mi alma desunida de ti,
procelosa oscuridad sin fin.

Morir para no morirnos nunca

by

Diego De La Rosa

Nacer para morirnos antes,
morir para vivir después.

Marchamos muriendo por la piel
y el tiempo en cada instante,
como las olas, como el llanto
que cae en la tierra y en las sombras.
Como el pájaro que canta y grita
en el crepúsculo vespertino,
desviviéndose eternamente.
Como los amigos, los familiares,
en el círculo de insondables penas
donde crece el trigo y arde el lamento.

Arrugarse lentamente, resquebrajarse
como el relámpago del desconsuelo
en el cielo del vivir errante.
Morir para no morirnos nunca,
como un acueducto subterráneo
donde confluye la sangre, la carne, la vida,
donde se propaga el llanto y el tiempo
y se evaporan los cuerpos
y se condensan las almas.

Morir para no morirnos nunca

by

Diego De La Rosa

Nacer para morirnos antes,
morir para vivir después.

Marchamos muriendo por la piel
y el tiempo en cada instante,
como las olas, como el llanto
que cae en la tierra y en las sombras.
Como el pájaro que canta y grita
en el crepúsculo vespertino,
desviviéndose eternamente.
Como los amigos, los familiares,
en el círculo de insondables penas
donde crece el trigo y arde el lamento.

Arrugarse lentamente, resquebrajarse
como el relámpago del desconsuelo
en el cielo del vivir errante.
Morir para no morirnos nunca,
como un acueducto subterráneo
donde confluye la sangre, la carne, la vida, donde se propaga el llanto y el tiempo y se evaporan los cuerpos y se condensan las almas.

Presunción de ausencia de amor

by

Diego De La Rosa

Si algún día crees que no me amas
y sientes el anhelo desesperadamente de otros labios,
no digas nada al discutir,
deja que el agua se desvíe de su cauce,
deja mañana tu sombra en mi almohada,
y el día (mi desdicha)
caerá en un anochecer permanente,
y la luz de la mañana
resquebrajará mi pecho
en irremisible desazón,
y el rompedor del sueño
hincará sus manecillas
en mi alma redoblada de dolor.

Lleno de dolor en ese instante,
me lo diré, te lo diré;
tu ausencia me tendrán vegetando,
e iré calculando
si los días son años
y los minutos son días
y si cada segundo
será el golpeo en el pavimento
de mis lágrimas a borbotones.
Desde mi habitación desvencijada
y mi pensamiento onírico
lloraré sin ti, de mi, por ti,
por la urgencia anhelosa
de encontrarte si te pierdo,
y por la desalentada desesperación
de mi búsqueda obstinada.