The Web Poetry Corner
DreamMachineThe Web Poetry Corner is a Dream Machine Site
The Dream Machine --- The Imagination of the World Wide Web
Google

The Web Poetry Corner

Romina Marta Marques

of

Ensenada, Argentina

Home Authors Alphabetically Authors Date Submitted Authors Country Submission Rules Feedback



If you have comments or suggestions for Romina Marta Marques, you can contact this author at:
romi38lp@hotmail.com (Romina Marta Marques)


Find a book store near you, no matter where you are located in the U.S.A.!


Cerzan

...the best independent ISP in the Twin Cities

Gypsy's Photo Gallery


Imposible amor

by

Romina Marta Marques

Puedo creer a ciegas
en los versos del sabio poeta,
hasta restringir el aire
al paso de mis pulmones.

Puedo aceptar a ciegas
que la razón encorve,
el lento paso de tu figura
ante mis ojos.

Puedo entender a ciegas
que no me llames,
y te resulte incomodo
que yo te llame.

Puedo incluso llorar a mares
hasta que mis fuerzas decaigan.
Intentar lo imposible
borrar todo lo que te he escrito...

Puedo inclinarme ante la cruz
soportando mi calvario,
inventar que no existes
que no me has enamorado.

puedo imaginar ciegamente
que la vida besara mi muerte,
y tu indiferente
siquiera me verías morir...

Puedo callar en silencio
el costo de mis amores
el sobrevivir sola
estando juntas...

Pero amor, no puedo...
Hacer que tu amor sea mío
evitar que sientas que no existo
ni poner tu nombre en mis labios.

Ni puedo encontrar el camino
para andar de tu mano...
Ni siquiera podría morir y renacer
y hacer que tu... Princesa, me ames!.


Desdicha de amor

by

Romina Marta Marques


Blondos cabellos lacios esparcidos
por el rosado cuello y blanca frente
dorada diadema de flor luciente
pupilas bellas, ojos encendidos.

Arrasando mi fuerza y mi sentido
rayos de pasión, mi corazón siente
la herida mortal que llevo presente
por el tiempo de dicha prometido.

Dichoso aquel que mereció favores
de vuestras caricias, ardiente flama
desdichada soy yo, con mis temores.

Saciar el deseo de sus antojos
Avivaría lo que el fuego inflama
cegando mis atribulados ojos

Altivo y solitario

by

Romina Marta Marques


Yo te amo, con el aura del misterio
altivo y solitario.
Como pájaro de hermosos ojos
en un nido de abrojos.

Aduerme tus besos aquí en mi boca,
ten fantasías locas
y sabremos como la vida misma
nos hurga con carisma.

Encalla tu arboladura en mi seno
entrégate desnudo
¡Algunas veces hay que ser obsceno!.

Apareémonos como bizarros
así unidos llegaremos
a erigir pasión donde había barro

Sueño de sueños

by

Romina Marta Marques


Sin visuras de niña
dirán es sueño de sueños
es arte de ceniza,
que no alcanza.

Dirán que la soledad
abrió mi boca a besos
que duermo alguna noche
suplicando por tu luz.

Amor que se defiende
de la lujuria Implacable
del tiempo juntos
y nos renace juntos.

Cercanía de ti
en las noches frías
testigo mudo
de esta hambruna.

Y me dicen ladrona
porque robo tus besos
no importa como,
ni con cuanta avidez.

Los pájaros inertes
por el cielo violado,
son sutiles mecanismos
de pulso vano.

Somos dos para amar
es suficiente...
Somos como al principio
los que vamos a engendrar.

Porque eso lo que fulgura
en nuestra intimidad,
sabe a alegría no a agravio,
te lo guardas para no herir.

Allí comprendo amor,
que no soy la de ayer,
la que se baña en timidez
en el arco del amor.

Soy la mujer que siente
y arde en la pasión
del vaivén de la vida
de hueso, carne y piel.

Morir de amor (soneto doblado)

by

Romina Marta Marques

Lengua de mar sobre claro de luna,
llanto común, espuma
rompiendo olas voy caminando sola,
en la ribera en brumas,
me arrullan conchas y las caracolas,
nodrizas y las musas,
cantando canciones de amor y cuna.

Buscando razón, aunque sea alguna,
a tu actitud bestial.
Luciérnaga de luz guíame a solas
soledad pasional,
sola con cortejo de mar y de olas
como un juego final,
en esta vida cruel como ninguna.

Desnudez total fundida con bruma
bañada en lechosa cálida luna.
Desvariada amargura,
yodo y sal que la marea rezuma.

El mar me llama, viejo mensajero
danzarín de su frenético vuelo.
Morir, triste consuelo
hombrón celoso con garras de acero.

romance de la niña

by

Romina Marta Marques

Pequeña niña carnosa
consintiendo tus anhelos
resplandece mi fulgor
en tu rosa azul de celo.
Un rosario y mil caricias
mientras estamos queriendo
sin ninguna dentellada
se rompe mi voz en fuego.
Escarbo, buscando sombra,
tomo mi pócima y sueño
donde sueñan los amantes
con el calor de tu cuerpo.
Como se allega y cobija
cuando la apretuja el dueño
mas gime, grita y rehuye
con la daga del infierno.

Caricias

by

Romina Marta Marques

Una caricia para sí,
tristeza que todo agiganta.
Su frágil figura que encanta,
se rompe en destellos rubí.

Sabe de mi feroz apego
a esos ojos verdes de niño,
rápida avidez de lampiño,
sobre su blanca piel de fuego.

No nieva aún sobre su guarida,
rumor de bocas enlazadas,
que aman casi desesperadas,
como las criaturas perdidas.

Válgame ver su desnudez,
su vicio, ese rumor de queja,
que lo anonada y se refleja,
como nave de la altivez.

Como el águila desde el cielo,
con grandeza y real mirada,
deja los pájaros sin alas,
donde volar es decir muero.

Anida aquí bajo mi techo,
porque es bueno estar bien adentro,
cuando el agua que va hacia el centro,
baja a los terruños del pecho.

Y como un dulce relicario
cuelga el hilo delgado en llanto,
sufre este pecho con quebranto
al verte del lado contrario

Mirando en tus ojos de ensueño
veo el hombre que necesito,
como fiel amante exquisito
sutil encanto, suave y dueño.

En lo alto, sufre, desespera
goza en las esperas, incita,
ven al redil juntos invitas,
la noche calida no espera.

Gime diosa de amanecer
herida con la luz bendita,
bebe del cáliz, nos incita
el zumo ardiente de mi ser.

Morir de amor (soneto doblado)

by

Romina Marta Marques

Lengua de mar sobre claro de luna,
llanto común, espuma
rompiendo olas voy caminando sola,
en la ribera en brumas,
me arrullan conchas y las caracolas,
nodrizas y las musas,
cantando canciones de amor y cuna.

Buscando razón, aunque sea alguna,
a tu actitud bestial.
Luciérnaga de luz guíame a solas
soledad pasional,
sola con cortejo de mar y de olas
como un juego final,
en esta vida cruel como ninguna.

Desnudez total fundida con bruma
bañada en lechosa cálida luna.
Desvariada amargura,
yodo y sal que la marea rezuma.

El mar me llama, viejo mensajero
danzarín de su frenético vuelo.
Morir, triste consuelo
hombrón celoso con garras de acero.

Redondillas de una pareja

by

Romina Marta Marques

Calla mejor y compone
con todo este arte de cama.
liba solo el sabor, ama,
esta pasión que nos une.

Todo hecho con tanto amor
batir de alas muy intenso
siendo juntos epicentro
de este sueño embriagador.

Tú, me sabes complacer
explorando mi interior
y palpas conquistador
los rincones de mi ser.

Siente latir compañero,
marea que dentro inunda
prolífica y muy fecunda
arcón de mi amor sincero.

Engendra en mí, carne cálida,
crea niños prodigiosos
enhiestos y vigorosos
en viril acometida.

Recuerda que así es la vida,
la que viviremos juntos
siempre alegres y jocundos
hasta nuestra despedida

Romina Marta Marques

Espanto

by

Romina Marta Marques


Estábamos los dos unidos por el espanto
junto al océano profundo de la amargura
nuestros corazones rotos por la desventura
quizás por el habernos querido tanto y tanto.

Desecho el mito, recluido en silencioso llanto
señalaste, la inmensidad de la noche oscura
como fantasmal blanca y móvil arboladura
zozobró mi bajel, envuelto en trágico manto.

Frente a la inmensidad del mar del trágico adiós
con la inmensa sabiduría de nuestro dios,
me despedí triste, pero sin melancolía.

Bajo el manto de esta noche, lívida y sombría
en pedazos quedó destrozada el alma mía,
dejando mi nave con miles de sueños idos.

Suave y sublime

by

Romina Marta Marques


Yo sin ti soy pobre y muy desgraciada
tu sin mi, un joven solitario y triste
peor que esto en esta vida no hay nada
peor que nuestra soledad no existe.

Primero fue ese hermoso beso rosa,
después ese roce que fue caricia,
mi visión turbada fue cosa hermosa,
de cuerpos enlazados con malicia.

Suave palpitar, mi lengua codicia
elevándose sublime a la cima.
Haciendo una maestra opera prima
con mi paladar brindando caricias.

Bajar despacio por la estrecha senda
que recorre el valle con sus colinas
cubrir la planicie blanca y divina
para arribar a la espesura densa.

Guardián del tesoro de tu inocencia
corola rubí, piel de terciopelo,
hace a mi lujuria remontar vuelo
esperado el borbotar de tu esencia.

Adoro el delicado caramelo,
que tiene algo de maligno y sublime
la gula incontrolable me redime
para explorar libre por esos cielos.

Sumisa (soneto)

by

Romina Marta Marques


Cuando penetras en mi entraña huidiza
acechando el destino de mi suerte,
y cuando alumbro a mi alma para verte.
no se si me doy o me ves sumisa.

Libidinosa, crezco a tu cuidado,
tal así que mis labios ya no advierten
si es por pasión que vivo en esta suerte.
o si es por sed que muero a tu costado.

Te recojo de mi sangre servida
y me ciño al olvido hasta olvidarte
cual un paria insaciable de la vida.

Bajo tan agria estocada mi herida
lo mismo da, saberlo que ignorarlo
si sirves de mi o si soy bien servida.

romance de los cabellos rojos

by

Romina Marta Marques

Y es el sostén de sus senos
de sola forma alta y pura,
y para el seno por joyas,
son las perlas de las puntas.

Y su blancura de seda
bajando hasta la rojura,
terciopelo que a su sexo
a ambos exhibe y oculta.

Y son de raso sus piernas
de alabastro su tersura,
que cupieron en mi mano
las dos juntas, en solo una.

Sandalias de Cenicienta
hacían rebrillar sus uñas.
Me alegra verla vestida
sueño tenerla desnuda

Pecado de niña

by

Romina Marta Marques

Ese amor que supo a pecado
se lo robaste siendo aún niña
como furtivo rocío temprano
fué besando azahares y lirios.

Que bella estabas morena
con tu falda corta de plata
de envidia se moría la luna
al ver tus piernas tan pálidas.

La noche parece extraviada
con tus pupilas tan blancas
surcada de amor por dentro
extendida por la verde grama.

Niña se viene la noche triste
como el canto de la guitarra
¡mira que te ha sucedido!
mira absorta tu fresca entraña.

Herida de muerte estabas
en esa cruel madrugada
estaban rotos los cristales
cuando te besó la mañana.

Stella Maris

by

Romina Marta Marques

Dios, hoy he venido a suplicar
como dueña de esta vana verdad.
Ahuyenta el mal de sus entrañas
aborrece al dolor que la oprime.

Hartos de sol, nosotros mensajeros
reclinados en este rincón lejano
releemos su poesía tan refulgente
elegía esperanzada de un mañana.

Su arte inconmensurable y genial
de especie casi extinguida
nos brinda una sensación de asombro
y otra vez el dolor de no ser nada.

Como niños extraviados, sin madre,
en la esperanza del día que amanece,
lloramos y rezamos todos juntos,
esperando la devuelvas sana a casa.

Romina y Salomé

by

Romina Marta Marques


Tus ojos imperiosos me pidieron
solo una mirada, y por ansiedad
mis ojos se arrumaron a los tuyos
pero tú me dijiste. ¡Quiero mas!

Recé por una fogosa mirada
que brillara en tus ojos la ansiedad
pero en ellos tristemente leía...
Amor, ya no puedo brindarte mas.

Tus labios exigentes me pidieron
una sensual sonrisa, y sin dudar
mis labios le sonrieron a tus ojos
pero tu me dijiste. ¡Quiero mas!

Al esbozar una sensual sonrisa
sonrieron tus labios por la piedad
pero tus ojos vítreos decían...
Amor, ya no puedo brindarte mas.

Tu lengua turgente me conminó
que te diera la mía, y en mi afán
de contenerte, te entregué mil besos
pero tú me exigiste. ¡Quiero más!

Te pedí un solo beso pasional
y el dejarme tu lengua degustar
mas tus labios temblantes repetían...
Amor, ya no puedo brindarte mas.

Tus labios coralinos me pidieron,
posa ya tu boca, para gozar,
en besos te entregué mi boca trémula
pero tú me exigiste. ¡Quiero más!.

Por fin te supliqué en ruego supremo
bríndame todo tu ser, y al gustar
el coral tembloroso de tus labios,
en orgasmo, no pudo darme mas.

Mi flor de almendro

by

Romina Marta Marques

Creyendo que arrancaba de mí, toda
Grité sin temor, déjenme así sola.
Sin su protección, con mi desconsuelo
apreciaré la rosa y el lucero.

Dejadme llorar sola sobre mi hombro
solamente con mi alma y con mi cuerpo
inútil fue vuestro rigor, no aprendo
a borrar a mi mujer, flor de almendro.

como rechazar lo que colma mi alma
con su perfume etéreo e inmenso
como despreciaré mi propia carne
que es pan para la mesa del hambriento.

Todo el amor del mundo me custodia,
toda doliente desnudez despoja,
toda su carne humana me aprisiona,
y yo, solamente soy luna hambrienta.

Porque hablar de retiro y de destierro
todo el amor del mundo me custodia
toda doliente desnudez me arropa
desnudo está mi corazón, mi cuerpo.

Raíz amarga es la vacía copa
el otoño me curte y me deshoja
igual que a un árbol amarillento.
saben sin flor, mi entraña y a mi cuerpo.

Toda naciente tempestad me azota
igual que la espuma, no soy, mas que ola,
me respalda el mar, mi fiel mensajero
y mi cuerpo se unió a tantos poemas...

Me habéis dejado sola, mas yo pienso,
fue la victoria, mía todo el tiempo,
no cambio vuestra paz, por mi congoja,
vuestra vida feliz, por mi tormento.

Mía es la rebelión, mío el lamento,
también el manso perdón, sin desprecio,
¿Sabéis algo?, No escarmienta la rosa,
pese a la atadura y a los insectos...

Mi flor de almendro

by

Romina Marta Marques

Creyendo que arrancaba de mí, toda
grité sin temor, déjenme así sola.
sin su protección, con mi desconsuelo
apreciaré la rosa y el lucero.

Dejadme llorar sola sobre mi hombro
solamente con mi alma y con mi cuerpo
inútil fue vuestro rigor, no aprendo
a borrar a mi mujer, flor de almendro.

Como rechazar lo que colma mi alma
con su perfume etéreo e inmenso
como despreciaré mi propia carne
que es pan para la mesa del hambriento.

Todo el amor del mundo me custodia,
toda doliente desnudez despoja,
toda su carne humana me aprisiona,
y yo, solamente soy luna hambrienta.

Porque hablar de retiro y de destierro
todo el amor del mundo me custodia
toda doliente desnudez me arropa
desnudo está mi corazón, mi cuerpo.

Raíz amarga es la vacía copa
el otoño me curte y me deshoja
igual que a un árbol amarillento.
saben sin flor, mi entraña y mi cuerpo.

Toda naciente tempestad me azota
igual que la espuma, no soy, mas que ola,
me respalda el mar, mi fiel mensajero
y mi cuerpo se unió a tantos poemas...

Me habéis dejado sola, mas yo pienso,
fue la victoria, mía todo el tiempo,
no cambio vuestra paz, por mi congoja,
vuestra vida feliz, por mi tormento.

Mía es la rebelión, mío el lamento,
también el manso perdón, sin desprecio,
¿Sabéis algo?, No escarmienta la rosa,
pese a la atadura y a los insectos...

Reina de mis amores

by

Romina Marta Marques

Mujer encanto de mi alma,
de mi amor estrella hermosa.
Gallarda como una rosa,
y esbelta como la palma.

Escucha el triste lamento
de mi pecho palpitante.
Oye de mi voz amante
el melancólico acento.

Reina mía, mi canción,
es triste, ignorada, oscura.
Pero en ella, virgen pura,
te entrego mi corazón.

Cuando aspiro de la flor
el embelesado aroma.
Entonces, dulce paloma,
suspiro yo por tu amor.

En el parque, junto al río
siento el dulce murmurar,
mientras miro tu brillar
en las hojas del rocío.

y entonces, graciosa y bella
te miro en mi fantasía,
como ve el lucero al día,
como a la polar estrella.

Es tanto lo que te adoro
lo que yo te quiero es tanto,
que te nombro cuando canto
y te nombro cuando lloro.

Si entre la brisa que juega
con tu blonda cabellera,
una queja plañidera
temblando a tu vida llega.

Escucha por compasión,
no la desprecies te pido,
que es el amante gemido
de mi pobre corazón.

Ojos de acero

by

Romina Marta Marques

A mi mejor compañero,
ardiente y noble ladero,
durante un embate artero
le clavaron un acero
muy cerca del corazón.

Un doctor al contemplarlo,
tras verlo y examinarlo,
dijo: "Quedará sin vida
si pretendiera sacarle
el dardo de la herida".

Por el dolor congojado
triste débil y afiebrado
después de cruel agonía
con la saeta clavada
mi compañero moría.

Pues el médico decía
Que en desdichado caso, quien,
una herida igual tenía,
con la saeta moría,
como sin ella también.

El relato que les cuento
es un caso verdadero,
que cuenta mi historia ingrata.
Son tus ojos el acero,
¡ Si me los quitas , me muero!
Si me lo niegas me matas.

Sortilegio de amor

by

Romina Marta Marques

Para la engañosa suavidad, tu presencia,
tu palabra, ni que decir de tu saludo.
Desde mi alta cumbre, nada que fuera tuyo,
desde mi cruel retorno, sin que tu vinieras.

De mis soledades, ninguna resonancia
a este momento gris, ni música ni verso.
De lo que estoy viviendo, ni un solo reflejo
llena de inutilidades... Está tu imagen.

Esta acidez de la vida, hace que me arrastre
a esta renunciación, que también es destierro
vivir en silencio, nada hace que te lleve
como pretendo de regreso a mi sendero.

Huir de tu recuerdo, apagarte para siempre
es esta lucha estéril, por lograr mi anhelo
huir lejos, donde no existas, en carne y alma
donde nada, nadie te evoque, rara lucha.

Huir del húmedo sueño, dentro del calor
juntando tus mórbidos labios, a tu aliento,
sentir tus manos de fuego, en todo momento
con tu misteriosa piel sobrenatural.

Huir lejos, lejos de ti, huir de tu sortilegio
de tu hermosa sonrisa, como de un mal sueño
que provoca dentro de mi, llanto y tormento
cuando se que al despertar estarás muy lejos.

La influencia de tu mirada y de tu recuerdo
imposible esperanza, que maldigo y beso
para lograr evadirme hasta en soledad
de este amor que me atormenta sola, en silencio.

Renacimiento

by

Romina Marta Marques

Cuando beso el coral
cual temblorosa rosa,
surge de mi mujer
ese húmedo pasado.
Me reclama de allí
como una mágica hada,
aletea mi rostro,
vuela y exclama ¡Vuelve!

Y muchas otras veces
me siento naufragar
en mis otros amores,
en otro nacimiento.

Mi vida se rebela
en otras remembranzas
de fugaces instantes,
de pronto, ¡Oh maravilla!
Mi codo y mi cabeza
fuerzan labios corales
de un nuevo alumbramiento,
complejo... Alucinante.

Amante Fe

by

Romina Marta Marques

Yo en mi mujer un lucero miré
y le di mi amante y constante fe.
Pero ella olvidó, no quiso saber,
mi padecer, pues no supo entender,
que mi pecho suspira de querer.

Adoré a esa mujer, con el fuego
de mi joven y ardiente corazón.
¿ Mas os he dicho que ella me olvidó?
no puedo aplacar el feroz tormento
y ahora convivo con mi dolor.

Mirar la luna brillar en el cielo,
oir al arroyuelo llegar al mar,
cruzando en el desierto de mi vida;
lo que me brinda la luna es consuelo,
y el agua mansa me invita a amar.

Si hubiera conservado mi niñez,
mis labios de carmín, mi tersa tez,
se cegarían sus ojos de amar,
amargo es el amor, sin ser amado
pero el viento esparcirá mi canción.

Para quién se burló al ver mi desgracia.
Ingrata, a la que brindé amor y fe,
dedico mi noche, triste canción.
Del arroyo, solo quedó el rumor,
de nuestra vida, tan solo dolor...

Blanca Virginidad (soneto)

by

Romina Marta Marques


Dios vengo a suplicarte, he quedado ciega
siento sobre mí, sus manos temblorosas
y su cuerpo ardiente, derramado en fuego,
tendido sobre mí, en un lecho de rosas.

La púrpura corola, que hoy hago entrega,
brinda el néctar de un jardín lleno de rosas.
Para saciar su sed, mi sangre se riega,
semejando un borbotón de avispas rojas.

Y entregué al fin mis blancas virginidades,
cuando mi ser absorbió rauda sus mieles,
derramada por sus locas ansiedades.

Extendidas colinas de surco ardiente,
estallaron en llanto, con furia loca,
cuando sentí su calor_ rozar mi boca.

Brisa azul

by

Romina Marta Marques

Si el tiempo cicatrizara mi espalda
restañando los surcos del amor,
aún así rescataría el cielo
buceando entre tus ojos azules.

Desesperadamente, así te busco,
raspando pedregosas superficies,
desandando caminos, extrañándote,
vertiendo la pureza de mi amor.

Pero quiero disfrutarlo de a poco
así como van pasando los años
y tal vez cuando levantes tus ojos
durante alguna febril madrugada.

Siempre me encontrarás a tu costado,
en la brisa azul, de grises otoños,
entre pájaros de frágiles vuelos,
tejiendo con poemas nuestro amor.

Carta de despedida

by

Romina Marta Marques

Queridos míos, callad por un momento, que ni un solo ruido perturbe el silencio, dejad que la lluvia lave las lagrimas, y una luna plateada se vista de luto, ya que ha partido una poetisa, ebria de sueños.
Se llevó consigo un mundo de ilusiones y de recuerdos, cabalgó las nubes cantando sus versos, trepó por una escalera de peldaños de humo y con una lira en la mano, siempre la esperó su ángel despierto.
Confundieron sus almas en un solo ser, por la calidez de la niña que su pecho anidaba, golondrina de estrellas, que en la tierra soñó solitarias utopías, en suelo estéril y desierto.
No deseó luces ni gloria. Solo amó quedar en la penumbra donde todo se confunde, y así entre tinieblas transitó las horas portando en sus manos ramos de humildes adelfas hechas poema.
Callad, ni un solo ruido perturbe el momento, que la brisa lleve sus rimas al viento, y la sombra fría de este viejo rincón contenga su lamento, se ha ido una poetisa y la noche la llora en silencio.

Almas gemelas

by

Romina Marta Marques


Cuando ya no sea parte de nuestro mundo
mi alma transformada en pájaro volará
y admirarás mi bello plumaje extasiada
sin saber que mi alma encerrada allí estará.

Me traerá la lluvia en un millar de gotas
en tu cuerpo envuelta en besos penetrará
y cuando sientas que el agua fría te azota
recuérdame, y mi recuerdo te aliviará.

De noche a tu cuarto sigilosa entraré
para tornarme en dulce sueño celestial
luego, velando y en silencio partiré.

Pero nunca estaré presente en tus lágrimas
en aquellas que al recordarme verterás
pues juntas nos reunirán en el mas allá.

Celos de ti

by

Romina Marta Marques


Celos de ti, tengo celos rabiosos
de tu sonrisa, de tus negros ojos
veo cuando le hablas, como la miras
¡Ay! como me duelen vuestras mentiras.

Ojos de malicia, mirada impura,
a veces acaricia, otra desnuda
cuando me miras, presiento que avalas,
la certera daga, que me apuñala.

Imagino manos sobre tu cuerpo
y siento tu carne que se estremece
pero cuando te desean mis manos
dime amor, ¿porque esto no te acontece?

Podría adivinar tus pensamientos
para cuando de mi emoción se trata,
pero cuando sueñas, duermes con la otra
y un estremecimiento me arrebata.

Embebida de amor y confundida
temblorosa por mis ardientes frases
me deseas cariñosa y anhelante,
de tus labios carnosos y distantes.

De que me sirve niña, tu cariño,
hueco en tu hermoso cuerpo de rocío
si los sentimientos, vuelan de tu alma,
se los lleva ella, hasta el infierno mío_

Celos de ti

by

Romina Marta Marques

Celos de ti, tengo celos rabiosos
de tu sonrisa, de tus negros ojos
veo cuando le hablas, como la miras
¡Ay! como me duelen vuestras mentiras.

Ojos de malicia, mirada impura,
a veces acaricia, otra desnuda
cuando me miras, presiento que avalas,
la certera daga, que me apuñala.

Imagino manos sobre tu cuerpo
y siento tu carne que se estremece
pero cuando te desean mis manos
dime amor, ¿porque esto no te acontece?

Podría adivinar tus pensamientos
para cuando de mi emoción se trata,
pero cuando sueñas, duermes con la otra
y un estremecimiento me arrebata.

Embebida de amor y confundida
temblorosa por mis ardientes frases
me deseas cariñosa y anhelante,
de tus labios carnosos y distantes.

De que me sirve niña, tu cariño,
hueco en tu hermoso cuerpo de rocío
si los sentimientos, vuelan de tu alma,
se los lleva ella, hasta el infierno mío_

Through The Years

by

Romina Marta Marques


I’ve never really thanked you for all you’ve done for me
and how great of a friend you are, and I need to be,
The friend you are to me is more than I could ask for,
I know I’m not the same to you,
But I’ll try to be there more.
You always listen to my problems, and help me work them out.
You are exactly what a best friend is all about.
This year our friendship has seem to overcome a lot,
Even on those many days, when we always fought.
We have shared fun times I’ll remember through the years,
Even though there have been times when we’ve both shared lots of tears.
I can’t find the right words to say how much I really care,
So I just want to say thank you for always being there!
1998 WILFRED JOHN

Thinking About You

by

Romina Marta Marques


Every night I cry myself to sleep,
Thinking about you and me.
All the good memories of us are flashing by;
they are so beautiful and make me want to cry!
You shall forever remain in my heart,
I will continue to love you until death do us part.
I have never realized how much you mean to me,
since love is blind, I can no longer see
This is certainly no ordinary crush_

Your love comes to me like some sort of rush.
Together we are both so deeply in love.
It must have been sent to us from above

My feelings for you must be true,
since in truly afraid to loose you,
I tell myself to be strong. But I feel like crying.
Because the loss of you would make me feel like dying.
But our love is forbidden I’m sorry but this means goodbye_
now that you are gone all I do is cry!

Quiero hacerte el amor

by

Romina Marta Marques

No necesariamente
tiene que ser ahora
no necesariamente
tiene que ser urgente.

Pero una furia loca
pone mi sangre ardiente
¿Qué será, ¿Que será?
¿Será pasión candente?

No necesariamente
tiene que ser aprisa,
pero quiero perderme
en tu vertical sonrisa.

Hacerte llegar al cielo
en un latido eterno
lento_ lento_ lento_
pero que corte el aliento.

Quiero que me ames
como si fuera única,
quiero que me acorrales
en tu rincón mas íntimo.

Y enredada a tu cuerpo
cuanto mas intenso,
te robaré el aliento.
Quiero hacerte el amor.

No necesariamente
tiene que ser erecto
pero necesariamente
debe ser perfecto.

Esplendida y maligna

by

Romina Marta Marques

La llama que se inflama,
con nuestro sol afuera,
en ocre panorama
imágenes macabras,
muestra fatal ceguera.

Afloran las palabras
a punto de expresar,
el lecho marital
nos hará recordar,
imágenes ajadas.

Espléndida impudicia,
resurgir del amor
palpitar de tu piel
para sentir mejor,
vivir cada caricia.

Espléndida y maligna,
la noche de cristal
de besos con codicia,
alumbramiento tal
descarnada pericia.

Luego cruel despertar
con ojos mutilados,
claustro en amanecer
con febril despertar,
más fuera de mi lado.

Coraje

by

Romina Marta Marques

Si me ayudara la suerte
cumpliría con mis planes
sin complicidad de nadie,
solamente alma y coraje.

Solo, ganas de vivir
y algunos recuerdos gratos,
porque sé que la tristeza
es vigilia de la muerte.

Escondida en mi sonrisa
seguir por siempre, seguir,
y sentir como la flecha
hiere al corazón ardiente.

Epopeya muy valiente,
donde amargura y rencor
no me guardan el amor
desafiando lo que queda.

Restañar, lamiendo heridas,
saber que el reloj no miente
simplemente me delata
que estarás por siempre ausente.

Clonación

by

Romina Marta Marques

¡Aunque renazcas de carne!
¿Mi propia carne?
¡Aunque seas el aliento!
¿Yo te respiro?
¡Aunque grite mi garganta!
¿Serás gemido?
¡Aunque eres mi corazón!
¿Serás latido?
¡Aunque corras por mis venas!
¿Serás mi sangre?
¡Aunque besen de mis labios!
¿Tendrá sentido?
¡Aunque enferme yo de amor!
¿Habrá suspiros?
¡Aunque le pidiera al viento!
¿Traerá aliento?
¿Aunque mendigara vida?
¡Muy presumida!
¿Aunque siempre amaneciera?
¡Sería vida!
¡Porque sin madre ni Dios!
no existiría...

Nada ni nadie

by

Romina Marta Marques

Podrán separarme de ti con la distancia
y la tristeza de perderte de mis brazos.
Podrán distanciarme de ti y de tus abrazos
y desear que el tiempo aleje tu prestancia.

Pero lo que jamás nadie podrá quitarme
es el llanto de mi ser al sentir ausencia,
porque omitir tu indisimulable presencia,
es negar al mar azul cielo al recordarte.

Ni nada... ni nadie que conozca mis penas,
puede evitar que sienta ganas de llorarte,
me haces tanta falta... ¡si pudiera explicarte!

Si mirar al mar azul cielo es recordarte,
nadie podrá cuanto menos arrebatarme
que fingir la solución_ sea resignarme.

Navajas de Albacete

by

Romina Marta Marques


En navajas de Albacete
de apariencia solitaria,
negro perfil de jinete
blanca su jaca montaba.
La silla de su caballo
trae montura de plata,
lleva en la grupa montada
su bella moza enancada
con hebras de sol y luna
en su guitarra encordada.

¡Morena de sus amores
bajo la luna de plata!,
tiene brasas encendidas
y muy negra su mirada
¡AY! Gitanillo de mi alma,
bajo esta noche estrellada
nunca debiste raptarla,
repite su alma angustiada
quebraste su compromiso,
la niña tenía dueño
puesto que estaba pagada.

De repente de la nada
bajo la noche silente
aparecen los fantasmas
entre nieblas y rocío,
el despechado bravío,
y sus cobardes sirvientes,
dejan la moza en el suelo
con su cuerpo mal herido.

Adelfas de flores rojas
le bordaron su vestido
llora gitanillo, llora,
por esos sueños perdidos,
ya no nacerá ese niño
que ella llevaba escondido.
Hablaron negros puñales
de lobos enceguecidos.
uno tras otro se ensañan
del corcel que es fiel amigo.
mil maldiciones se oyeron,
no obstante ningún suspiro.

Se apagaron los luceros
que quedaban encendidos,
fue una lucha cuerpo a cuerpo
restallaron los cuchillos,
en navajas de Albacete
quedó el cuerpo muy tendido,
el suelo vistió de rojo.
ríos de sangre_ ¡Dios mío!

Nunca debiste raptarla
la niña tenía dueño
puesto que estaba pagada,
desposaba esa mañana
quebrantaste el compromiso.

Ese Domingo en la Plaza...
se rompieron los cristales
con una y mil campanadas.
Sonaron a camposanto
en toda aquella mañana
vestidas de tules negros
blancas palomas volaban.

Soledad

by

Romina Marta Marques

Peregrina,
cautiva hacia tus ojos,
la soledad me acompaña.

Buscando,
el lugar donde me recorre
el cuero piel de tu ternura.

Áspera,
me espera
tu cruel indiferencia

Arcano,
conocido limite que en lontanza
aparece suave y leve.

Asomo,
desde el abismo
entre grietas del pasado.

Resurjo,
en el tic tac del tiempo
de un latido interrumpido.

Hoy,
con la esencia restablecida
y el rezo a la muerte ya vencido.

Soledad,
acompáñame un vez más
aquí silenciosa... te espero.

Mujer (soneto alejandrino)

by

Romina Marta Marques

La mujer es hermosa, como divina glosa,
y también es poeta, verso y estrofa fina,
es mujer de Dios cuando, puro, su salmo trina,
y también cariñosa, como una amante diosa.

Ideal, es cual madre, hiedra, de más celosa,
y cuidando cariño, arte de duelo afina.
Es peón de campiña, cardo de dura espina,
Amorosa y celosa, madre quizás furiosa.

Primoroso azarero, ramo de novia airosa,
es la blanca pureza, virgen paloma alada,
en altares princesa, casi la reina ansiada.

Un pimpollo de fiesta, como elegante rosa.
bulliciosa pichona, bella criatura amada,
te rendimos honores, gema preciosa ornada,

Delirios de cortesana (redondillas)

by

Romina Marta Marques

Desperté tan de repente
en la mitad de la noche
sin comprender como broche
un rayo saetó mi mente.

Cuando pude abrir los ojos
la profunda oscuridad
develada en levedad
señoreaba a su antojo.

Las siluetas confundidas
con los árboles inmóviles
de imágenes varoniles
en frenética partida.

Enroscaban espirales
de las figuras preciadas
súbitamente formadas
dentro de las diagonales.

Los jirones hechos niebla
debatían y luchaban
como fantasmas buscaban
el Unicornio de Puebla.

Realidad harto loca
cara sobrenatural
engendrada , singular
imaginaria y barroca.

De cuclillas en la cueva
meneando la cabeza
tenía la fiel certeza
de contemplar a Minerva.

Aunque ella no vino a verme
al tiempo que yo pasmaba
y el cristal no se empañaba
la luz me dejaba inerme.

Pasaron varios minutos
de alegres fosforescencias
de distintas procedencias
exagerando atributos.

Brillaron cuerpos desnudos
como mármoles tumbales
de impolutos historiales
como lustrosos escudos.

Quiso la maga Morgana
que mi locura cesase
y mi sueño resultase
delirios de cortesana.

Orgasmos y gemidos

by

Romina Marta Marques

Con los senos redondos y opulentos
brotando del corpiño enardecidos,
sola, estaba leyendo antiguos cuentos,
de niñas sometidas por vampiros.

Me sacudían oscuros pensamientos
que estaban asediando mis sentidos,
pensando en los diabólicos tormentos
entremezclaba orgasmos y gemidos

fuera del ventanal y por ventura,
de pronto vi su imagen reluciente,
y asombrada quedé de su hermosura.

Fue quitando su ropa con premura
para saciar su ardor muy prominente,
¡más yo no pude abrir la cerradura!.

Triste es mi desventura,
por culpa de una llave traicionera
me perdí esa tamaña preciosura.

Justicia pristina

by

Romina Marta Marques

Podrá ser que un feliz natal toque en suerte
será el regalo más apreciado del año
si la tan pervertida deja de hacer daño.
y el diario en su obituario anunciara su muerte.

Será gloria del cielo, golpeando fuerte,
un poco de justicia, por grosero engaño,
cuando otra oveja negra, engrose tu rebaño,
acogida en tu seno, ¡Oh Dios omnipotente!

Será justicia santa, justicia prístina
que resarcirá en parte, su calaña artera
será la mejor vida , sin sisa, ni arana.

Tú que todo lo ves, con justicia divina
llévatela contigo, como pordiosera
ni más ni menos sierva, de lo que se ufana.

Vida (ovillejo triple)

by

Romina Marta Marques



Llanto de niña nacida
¡Parida!
En la desnudez delira
¡suspira!.
Alumbra una nueva vida
herida.

Parió la Rosa asumida
con el estertor de madre,
no tuvo a su lado el padre...
Parida suspira herida_

Como florecida rosa...
rumbosa
vende preciado servicio,
con vicio.
para recaudar denario
a diario

Los que la fuerzan a diario
sepultaron su esperanza
por dinero nunca alcanza
rumbosa, con vicio, a diario.

Es escoria entumecida,
la vida.
De anquilosada acompleja,
es vieja.
En amores confundida,
podrida.

Con su carne ya exprimida,
que desolada acompaña,
es una exprimida caña.
¡la vida, es vieja, podrida!

Cielo Celeste (musa)

by

Romina Marta Marques

¡Déjame ya! Quejido de extraviada
¡Dentro de mis arterias es horario!
Venas, huesos, pulmón, es mi prontuario,
¡Arde fiebre! Estarás así aliviada.

Mártir en el brocal un proletario,
priva de libertad, yacer atados
entre los moribundos sentenciados,
ánfora de completo trajín diario.

Caja llena de trajes arrugados,
lustra botas, anclado a la penumbra,
llega la parca lúgubre y te nombra
son algunos recuerdos fragmentados.
Calles, barrio, adoquines amputados;
mientras salen los cándidos vagones
parten gritos quejosos e ilusiones,
mito velado busca rauda aurora,
muerte, vida, esperanza soñadora,
cielo celeste, libre de prisiones.

Santa Virgen María (soneto retrógrado)

by

Romina Marta Marques

Madre priora, rosario, reza y ruega,
tanta noche, tesoro consistente.
Santa Virgen María es confidente;
Padre Nuestro a beata nos entrega.

Padre vino, el tapiz amado riega.
Santa misa, consuelo de presente,
canta salmo, luchando penitente,
Madre Santa, provoca la fe ciega.

Suelo amargo, concita desconsuelo,
sino raudo, conquista Fausto día,
diosa, como divina y pura cuida.

Velo blanco, valioso casto celo,
trino y calma, silencio, melodía
milagrosa señora, santa vida.

Entrega nos beata a Nuestro Padre;
confidente es María Virgen Santa,
consistente tesoro, noche tanta
ruega y reza, rosario, priora madre.

Ciega fe la provoca Santa Madre,
penitente luchando salmo canta,
presente de consuelo, misa santa,
riega, amado tapiz, el vino padre.

Cuida pura y divina como diosa,
día Fausto, conquista raudo sino,
desconsuelo, concita amargo suelo.

Vida santa, señora milagrosa,
melodía, silencio, calma y trino
celo casto, valioso blanco velo.

El soneto y el teorema (soneto dialogado)

by

Romina Marta Marques

-¿Que es soneto? le digo en un susurro,
-¿Que Soneto? Responde algo escaldada,
-es la cosa que tienes olvidada
me parece más bien cosa de burro.

-¡Soneto es algo hermoso no me aburro!
-Soneto es la poesía más versada,
-esta estrofa me tiene obsesionada,
me parece muy mal y a usted recurro.

-Es mi teorema dejo la constancia
es cuento con acerbo de la infancia,
métrica con rimar bien aplicado.

-No es nada complicado bien versado,
solo hablar del amor apasionado
que tuvo estancia... cuando la lactancia.

Cristo vive (soneto inglés retrógrado)

by

Romina Marta Marques

Cristo vive penurias, Madre Santa,
coronada espinosa y blanca frente,
listo esclavo, traspasa sacrosanta
torturada muñeca resistente.

Llueve y suelo acaricia suave bruma
nudo fuerte, reclina sostenidos,
breve muestra ladrones, frágil pluma,
crudo verlos, colgados fallecidos.

Profanarlo provoca cruel calvario,
seca boca, romano, moja y toca,
perdonarlo, preciado corolario,
paradoja divina desemboca.

Santa gloria divina es miserere
canta salmo Madona, cuando muere.

---------------------0-----------------------

Resistente muñeca torturada,
sacrosanta, traspasa esclavo listo,
frente blanca y espinosa coronada,
Santa Madre, penurias vive Cristo.

Bruma suave, acaricia suelo y llueve,
Sostenidos, reclina fuerte nudo,
pluma frágil, ladrones muestra breve,
fallecidos colgados, verlos crudo.

Calvario cruel provoca profanarlo,
toca y moja romano seca boca,
corolario preciado perdonarlo
desemboca divina paradoja

Muere, cuando Madona, salmo canta
miserere, es divina gloria santa.

Duda velada ( Musa alejandrina)

by

Romina Marta Marques

La oscuridad asalta, la ventana abierta,
una música cruda, suena de repente,
Miedo sobre su espalda, viscosa serpiente,
el quebranto horroroso, que me desconcierta.

Crueles sueños incuban, su pérfida mente,
quiere con los recuerdos, padecer muriendo
cuanto tiempo le queda, para estar sufriendo
entre senos deformes, escuálida gente.

Cada noche retorna, a mi casa mintiendo,
mi corazón se muere, sofocado en diana,
y antes que el alba aflore, nace la mañana.
comienza un día nuevo, y sigue posponiendo,
sigo así derivando, a la espera y pidiendo,
cual trapo flameante, cansado y rotoso,
sufriendo cual gusano, que muere sinuoso.
ardiendo en la caldera, de llama fingida,
apaciguo la flama, en su espalda tendida,
en un mar veleidoso, fatuo y delicioso.

Ojos Verdes (Musa)

by

Romina Marta Marques

Lúcidos ojos verdes de Judea
pálido sol rayando amanecido
oro sus trenzas, ocre conmovido
que la brisa de mar las zarandea.

Rostro con el rubor color subido,
cual verdadera o falsa puritana.
Mientras Febo confuso de mañana,
flechado por Cupido sangra herido.

Piel de nácar en anca soberana
de castigo moral, quizás divino,
aborrecida luz de su destino
de angelical manera queda sana.
Hija del cielo, sale muy temprana,
descubre de repente la presencia,
sobre su tersa palma la vigencia
de la belleza enhiesta y rozagante.
Cuando desaparece el caminante
reza para alabar la providencia

Mira y verás

by

Romina Marta Marques



Observa, mira y verás
donde falla la fortuna.
Ven amiga y lo sabrás
no se juega con la luna.

Con los pies sobre la tierra
y jugando al paraíso,
mi querida a ti te aterra
escondiendo a quien te quiso.

¡Oh mujer de amores plena!
Por un gran dolor herida,
si el amor es tu condena
enfermado has de por vida.

La locura de la dicha
siempre causa la desdicha.