The Web Poetry Corner
DreamMachineThe Web Poetry Corner is a Dream Machine Site
The Dream Machine --- The Imagination of the World Wide Web
Google

The Web Poetry Corner

Benji Arias Fraga

of

Morelia, Michoacán, México

Home Authors Alphabetically Authors Date Submitted Authors Country Submission Rules Feedback



If you have comments or suggestions for Benji Arias Fraga, you can contact him or her at:
abydos_tis@hotmail.com (Benji Arias Fraga)


Find a book store near you, no matter where you are located in the U.S.A.!


Cerzan

...the best independent ISP in the Twin Cities

Gypsy's Photo Gallery


Hoy no es día

by

Benji Arias Fraga

La apariencia y la verdad;
intemporalidad de una vida,
en un mundo a la par
se mezclan como la sal y la herida;
como el dolor con la rabia, la paciencia y la ira.

Y es verdad:
desnudar una alma es difícil,
como entrever la luz en la niebla
y olvidar que vivimos una tragicomedia;
ladear que sólo somos marcas imperfectas.

Aunado a eso
existir es una ardua tarea,
la raspadura que causa la piedra
que no cicatriza en el alma;
que concita realidad y sentir, verdad y mentira sacra.

Las tijeras que cortan los lazos,
el dolor y la pútrida amargura
que embaten y corrompen las almas,
zurcen en la piel la sangre y la censura;
que callan agraviando la cordura.

Hasta el pensamiento, a veces malasangre,
busca apotegmas para señalar,
donde sólo nuestras ganas y conformidad
devolverían un poco de homogénea paz,
de los anhelos que corren para escapar.

Pero sé que hoy no es día
de mirar atrás y perder el sentido,
si no tiempo de hacer polígono el momento
y olvidar que la salvedad existe en nuestra boca;
romper la crisálida, la carne es sólo una idea torva.

He de saber cual es mi verdad
donde la muerte se alude cada día.
He de marcar el sendero, no bueno, el adecuado
para que el tiempo juegue con la vida
y se entrelace con mi descanso ultrajado.

La visceral negrura de este cielo furtivo
le da plusvalía a este dolor enmendado,
su fin benévolo, aprender y seguir existiendo
aunque el letal intento me deje anonadado,
pero es así, la eterna regla de lo perseguido.

No quiero sugestionar lo precedido
pero los sueños son sólo sueños, no literales.
No se puede cultivar la mente con tontos anhelos
cuando falta aire, cuando lo imprescindible arde.
Insensible el alma que en fatalidad sin luz decae.

Y me ganó esta afonía
de luchar por ver el esperado resultado.
Pero que más da si en esta pejiguera vida
trato de recatar mis penurias con un buen letardo,
cuando existe una mentira, lo renombrado inacabado.

Pese a la minucia de mis actos,
pese al entrañado intento de ser algo,
sé que hoy no es día para mirar atrás
ni tragarme la amargura de un bocado
si no intentar, amando, enmendar mis errores y olvidarlos.